Experimentar con el silencio


Del mismo modo que los instrumentos científicos y tecnológicos funcionan en base a la luz (electricidad), de forma análoga, podemos experimentar en nuestro laboratorio interior en base a la luz espiritual. Disponemos de la luz del alma y la luz divina que podemos obtener de nuestra conexión con la fuente, con el Alma Suprema.

Podemos experimentar con la luz de muchas maneras diferentes y darle a esas experiencias una forma práctica. Cuando experimentamos con el silencio y con las virtudes del alma, lo primero que tenemos que revisar es la conexión, del mismo modo que un instrumento científico o tecnológico no funcionará si no está conectado a la red eléctrica. Necesitamos revisar si estamos conectados con el poder del alma y con la fuente suprema. Si la conexión está forjada, será fácil tener éxito en nuestros experimentos.

Por ejemplo, podemos experimentar en nosotros mismos con algún poder o virtud, y como consecuencia de experimentar en nuestro ser, al entrar en conexión y relación con los demás, ellos también se verán beneficiados por nuestros experimentos.

Supongamos que experimentamos con el poder de tolerar. En el día a día, al entrar en relación con los demás, las pruebas vendrán. Al experimentar con el poder de la tolerancia, no sólo nosotros mismos nos sentiremos protegidos de las influencias externas sino que el alma que está enfrente de nosotros como instrumento para hacer que nuestra tolerancia fluctúe también estará protegida. Evitaremos la pérdida y el conflicto para ambos. Ahorraremos tiempo y energía, y por tanto experimentaremos éxito.

El fruto del éxito en nuestro laboratorio es el incremento del entusiasmo y la motivación por experimentar. Del mismo modo, podremos experimentar con los diferentes poderes y virtudes del alma: los poderes de discernir, de afrontar, de amoldarse, de la introversión, de empaquetar todos los pensamientos de la mente y estar presente… éstos son algunos experimentos que pueden ofrecernos logros prácticos y elevados.

Todo lo que necesitamos es asegurarnos de que nuestra meditación es efectiva en conectarnos con la luz del alma y la luz de Dios y después, con determinación y coraje, el éxito está garantizado.

Anuncios

Publicado el 25/10/2009 en Reflexiones Espirituales y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: