UN ENCUENTRO MÁGICO QUE CAMBIO MI DESTINO


Ha pasado tanto tiempo desde que aquella chiquilla llegó al colegio, un tanto tímida y desubicada. Valentina aún recuerda los primeros días fríos y sin amigos, donde las horas pasaban casi eternas mientras quería salir corriendo del infierno interno que aquejaba en lo profundo de su corazón. Tenía ganas de gritar, de cerrar los ojos y no volver a abrirlos, de desaparecer en el infinito y pensar que jamás existió… Fueron tantos pensamientos, tantas lágrimas derramadas interiormente, tantos sueños perdidos…

Y pesé a que ella no conocía al hombre que transformaría su vida; sabia que existía entre tanta gente que a diario rondaba por los pasillos impávidos de aquella edificación. Tuvo que pasar algo más de un año, y tal vez fue la mano de Dios que los cruzo en el camino sincronía, destino, Dios…”.

Valentina podía ser una las tantas alumnas que a diario desfilaban por aquel escritorio y, él sin saber nada de ella, sin escuchar nada bueno ni nada malo, sencillamente la podía ver como una más del montón.

Y fue así como Yo, Valentina, embelesada entre mis libros y la angustia de saberme pérdida en los rincones de esas cuatro paredes, aquellas que a diario dibujaban fantasmas saltarines y colores de Ícaro. Yo, aquella que moría de dolor de la misma muerte… Yo, la niña de faldas largas, labios rojos y ojos que diariamente se perdían en el infinito… Yo, Yo estaba allí…

Y en uno de mis tantos vuelos, sueños, ires y venires que recorría diariamente, apareció él emanando un aroma profunda que logro perturbar mi encanto… quise mirar lejana como siempre lo hacia, pero esta vez algo no lo permitió. Estaba allí, detrás de ese escritorio inmenso que proponía una barrera entre dos seres humanos. Su voz un poco gruesa y desafinada se articulaba con el mirar profundo de sus ojos sobre mí, no le tuve miedo como solía muchas veces tenerlo, por el contrario la paz que me generaba era más grande que los vuelos inmensos que hacia a diario.

Sus palabras dejaron entrever algo de ternura, y fue así como nuevamente una sonrisa se dibujo en mi rostro; él me conocía más de lo que imaginaba, tal vez en el momento no sabia mi nombre, pero entendía mi angustia, mis sueños, mis deseos. Sabia que no era una más del montón como inicialmente yo lo imaginaba.

Fue así como conocí a Arturo, el hombre de cabellos bañados de blanco, manos pequeñas, pálidas y arrugadas, sonrisa escondida ante el paso de los años. Él, el hombre que dejaría de ser lejano para convertirse en un padre, un guía, un maestro, un regalo llegado del cielo, un encuentro mágico que cambio mi destino.

Haciendo memoria intento recuperar todos los momentos, sin embargo hay muchos que se me escapan pero otros permanecen intactos como si no pasara el tiempo, especialmente aquella Navidad en que sus palabras me dieron un nuevo aliento. Tal vez él jamás lo supo pero fue en ese momento que regrese a la vida después de haber muerto.

No fue fácil, pero siempre él estuvo allí en medio de mis lágrimas, mis risas y mis recuerdos. No llevo la cuenta de cuantas llamadas de atención me gane en esa época, ni cuantas reprimendas recibí, o de las veces que gritaba cuando estaba enfado y mucho menos cuando su seriedad se postraba en mí. Pero lo que sí no puedo olvidar son aquellos momentos en que me tendió su mano, en que secaba mis lagrimas con su pañuelo, en que sin palabras su mirada me dejaba saber que aprobaba lo que estaba haciendo, en que sus abrazos me permitían encontrar ese amor paterno.

Hasta hoy han pasado casi 15 años, tiempo en el que he recuperado mi risa de niña, mis sueños e ilusiones, mi esperanza en un mañana; pero sobre todo, tiempo en el que redescubrí la importancia de tener un rumbo y un camino concreto.

 

Y si él estuviera hoy aquí, quisiera día a día darle gracias por todo lo que ha hecho por mí y para mí, por su tiempo, su paciencia, su constancia, su entrega, su sabiduría, sus noches de desvelo, su amor de padre y sus palabras que continuamente me dieron aliento. Sin embargo, sé que hay una forma especial de darle esas gracias, y es continuar trabajando por el mundo de la manera como desde hace 15 años me enseñó.

Y es aquí donde me encuentro, retomando mi historia para seguir escribiendo, con la certeza que no existen las coincidencias vacías de sentido.

Nota.  Les comparto el libro que me inspiro esta reflexión. SincroDestino. de Deepak Chopra.

Chopra,Deepak – SincroDestino[pdf]

Anuncios

Publicado el 24/04/2012 en Un café con Alejandra y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: