MUJER Y EMOCIONES, Sanación intuitiva

Soltar duele…no hacerlo…suele doler más


Fijarnos en nuestros apegos y preguntarnos (sinceramente) si realmente necesitamos “eso”, es un gran ejercicio que recomiendo. Una pista… la mayoría de las veces la respuesta será “No, no lo necesito”

A veces se piensa que hay situaciones que se deben salvar porque son parte importante en la vida, puede ser que algunas de estas circunstancias sí hayan sido realmente vitales en algún momento por el aprendizaje que se necesitaba en ese instante porque alguna vez funcionaron o se tuvo la ilusión que así sería.

Existen relaciones inestables e insostenibles, trabajos que ya no satisfacen, actitudes auto saboteadoras y artículos que ya no son funcionales y que no se desechan o no se terminan por miedo a sufrir la crisis, aceptar la pérdida, elaborar el duelo o cambiar a algo nuevo, aun cuando eso suene prometedor.

El temor para soltar viene del apego, una persona se puede dar cuenta perfectamente que el ciclo se ha cerrado, que ya no hay nada que hacer, pero el ego le dice que soltarse, permitirse avanzar puede ser peligroso porque no se sabe sí se tendrá éxito con lo que se emprenda al cerrar esa puerta.

Cuando nos damos cuenta que algo está por romperse, aferrarse debido a los apegos, al orgullo o al temor; termina siendo la forma más pobre de enfrentarse a las crisis naturales de la vida. Las cosas y las relaciones no necesariamente son eternas, cuando pueden serlo, es maravilloso sólo que no siempre se puede y en caso de no serlo, lo más sano es dar vuelta a la página.

He sabido de casos donde parejas que definitivamente ya no se aman, se quedan años juntos sólo porque les interesa la opinión ajena, porque los hijos no sufran de la separación, por no perder privilegios económicos, por miedo a no encontrar otra pareja posteriormente o quizá por el temor a sí encontrarla y seguramente habrá algunas otras justificaciones por las cuales puede una pareja continuar aún en malestar.

Algunas personas argumentan que puede ser devastador y se niegan a pasar por un momento de tristeza, angustia, dolor y desesperación por lo que continúan en algo insano que resulta autodestructivo, se siente dolor, desesperación y malestar en general de todas maneras e incluso se sabe que el momento final llegará en algún momento porque es inevitable, sin embargo, no se sueltan por ese temor. Si de todos modos se va a terminar, romper o hay que cambiarlo ¿No sería mejor hacerlo ahora mismo?

Alguien me dijo que cuando suelta muchas de sus actitudes negativas se siente liviana y que ha resultado un tanto difícil de manejar para ella, por lo que regresa constantemente a sus pensamientos y actitudes controladoras y autodestructivas.

Hago la analogía a cuando duele una muela y no se va al dentista porque se tiene temor al dolor, intenso pero inmediato, de la curación necesaria, por tal motivo se aguanta meses y meses de dolor quizá suave pero constante. Algunas veces puede ser por temor a ese dolor intenso y otras a que se vaya el suave y constante que nos mantiene en autocastigo y en ocasiones hasta en estado de mártir o víctima.

Soltar duele…no hacerlo…suele doler más.

Texto de Claudia Hernández Macías

 

 

Espero que esta información te haya sido útil, y si quieres trabajar las emociones de merecimiento, abundancia y flujo de vida, no  dudes en ponerte en contacto.
Gracias por leerme y compartir.

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook

Youtube

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.