Conectar con la energía de los ovarios


Cada día, una persona produce el 100% de la energía que necesita por medio de la alimentación, el descanso y el ejercicio. A medida que se envejece, cada vez se produce menos, aunque el cuerpo sigue necesitando la misma cantidad. Para compensar, se obtiene la energía a partir de los órganos vitales, las glándulas y el cerebro. La mujer pierde una parte de su energía a través de la menstruación: producir los óvulos, el revestimiento uterino, las hormonas necesarias. Pero esta energía que se vierte hacia el exterior puede ser transformada en energía para los órganos, glándulas y cerebro. En los ovarios es donde se crean los huevos que pueden llegar a convertirse (si se dan las circunstancias) en un ser humano. Si no se piensa tener niños de momento o si ya se está en la menopausia, es muy importante reciclar la energía concentrada en los ovarios para devolverla a los órganos vitales y el sistema nervioso. Este reciclaje previene irregularidades menstruales y los cambios hormonales de la menopausia.

La respiración ovárica es un ejercicio útil para ello. Forma parte de un sistema curativo global, junto con otros trabajos de respiración y movilización de energías , por lo que para conseguir los resultados deseados debería practicarse dentro de un programa de ejercicios. Sin embargo, y aunque sus efectos no sean tan rápidos o llamativos, también puede practicarse fuera de dicho conjunto. Eso sí, sólo cuando se han eliminado las emociones negativas y las toxinas del útero y de los demás órganos. De lo contrario, podrían generarse efectos secundarios negativos. Así que tomad esto como información y tened mucho cuidado con el ejercicio, sobre todo si no habéis hecho antes un trabajo de este tipo.

“Los taoistas suelen hablar de la respiración de los órganos. Desde esta perspectiva nuestros órganos respiran tomando qi fresco de su entorno y soltando productos de deshecho que pueden ser qi estancado, emociones negativas o calor. La respiración ovárica es un intercambio de energía entre los ovarios y el resto del cuerpo.

¿Cuándo practicarla?

Si estás en la edad de la menopausia puedes practicarla en cualquier momento, si estás embarazada es mejor no practicarla para evitar que la energía se desvíe del proceso de gestación.

Si estás en la edad menstrual, en el periodo comprendido entre el final del sangrado y la ovulación, la energía principal del óvulo es cálida y yang, siendo el momento ideal para realizar esta práctica. Después de la ovulación, la energía del óvulo se hace más fresca y yin. Las mujeres pueden aprovechar este periodo premenstrual para la la exploración interna y la curación.

Conectar con los ovarios

La respiración ovárica  puedes practicarla sentada, o en pie, adoptando la postura del jinete. También puedes realizarla cómodamente tumbada sobre el lado derecho. Antes de practicarla es bueno ejercitar la sonrisa interior en tu útero, llamado Palacio Ovárico, y en los ovarios, acompañando el ejercicio con las manos formando un triángulo al unir pulgares e índices, en contacto con la zona de tus ovarios.
La respiración ovárica puede ayudarte a tonificar tus hormonas reproductivas y a incrementar tu energía a lo largo de la vida.”

Inicia tu ejercicio de Respiración ovárica 

Nos sentamos en una silla, erguidas, o de pie.
Cerramos los ojos y abrimos el corazón.
Llenamos los pechos con la fragancia del corazón e iniciaremos en ellos un masaje hasta que los notemos tersos y firmes.
Dejamos que la energía y la sangre de los pechos y el corazón desciendan hasta los ovarios.
Colocamos las manos sobre los ovarios y seguimos respirando hasta que notemos claramente el latido ahí. Si hace falta, efectuamos un ligero masaje en la zona.
Iniciamos una lenta y profunda inspiración por la vagina. Creamos así una suave succión en el útero, que dirigirá la energía de los ovarios hacia él. Seguimos respirando hasta que notemos que el útero se ha llenado.
Con esta energía purificamos y transformamos la energía sexual en fuerza vital.
Luego nos acostamos, nos centramos y permanecemos así unos 15 minutos. Esta es una fase de curación e integración.

Fuentes: La mujer multiorgásmica, Mantak Chia y Dra. Rachel Carlton Abrams. Editorial Neo Person.

Anuncios

Publicado el 04/04/2014 en SANACION FEMENINA y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: