SANACION FEMENINA

¿Ha pensado usted operarse los labios?


great_wall_vagina

Imagen de Jamie Mccartney

Hace algunos días tuve la visita rutinaria a ginecología. Una hora de espera en una sala abarrotada de mujeres embarazadas y yo. Todo relativamente normal, hasta que llegue a la consulta, allí me encontré con un hombre no  muy mayor, que sin mucho preámbulo de preguntar sobre los motivos de consulta me pidió me pusiera la bata para empezar la exploración.

En menos de dos minutos estaba allí, acostada, con las piernas abiertas en una camilla esperando ser auscultada; de un momentos otro, sin preparación alguna, sin tranquilizarme, sin ningún tacto, siento como penetra el especuló  en mi interior. Pienso en la frialdad del hombre que  me está  atendiendo, me intento abstraer del malestar y el dolor  causado recordando un libro que había leido hace algunos días, en que se hablaba del impacto emocional que tiene para algunas  mujeres  la cita a ginecología. Y pienso, cómo no va a ser “traumático” si le toca a una con un ser así.

Mientras estoy en mis cavilaciones escuchó al doctor decir: No ha pensado usted operarse los labios?

Mi caras es de asombro, de perplejidad casi profunda mientras respondo automáticamente NO, que yo sepa mis labios están bien.

A lo que sigue una frase del doctor: Tiene usted los labios muy gruesos, es una cuestión estética, debería plantearse la cirugía.

Mi cara de perplejidad paso a ser de desconcierto y profunda indignación frente a que aquel sujeto y lo que me estaba proponiendo. No era una cuestión médica, una anomalía, o problema real, era simplemente que a sus ojos mi vagina necesitaba verse pequeña, pálida y requería una intervención.

El tema de la cirugía vaginal es algo que había leído en algunas revistas, visto en documentales, escuchado hablar a algunas mujeres; pero esta vez era yo quien lo estaba viviendo en primera persona. Allí, en una camilla con lo más  íntimo expuesto ante un ser masculino que cuestionaba con descaro la estética de mi intimida, de mis órganos, de mi  ser femenino.

Pase del malestar, a la indignación y de allí rápidamente a la rabia de sentirme violentada.  Mis palabras fueron determinantes: No, no necesito ninguna operación estética, estoy contenta con mis labios, no necesito hacerlos más grandes o más pequeños, así son perfectos.

En aquel momento no tuve palabras. Mi cara de asombro y la perplejidad se apoderaron de mí cuerpo. Pero hoy me permito escribir sobre ello, mi experiencia, que quizá es la de muchas mujeres que han sentido, vivido y padecido algo similar. Hoy escribo por mí, por ellas, por todas nosotras.

Sepa usted que NO me interesa sus soluciones para algo que realmente no está mal, su solución para tener unos labios vaginales al gusto de un “consumidor”.  Mis labios no son un producto de  moldear, amasar, engrosar, adelgazar. Ellos hacen parte de mi cuerpo, ese templo sagrado que honro, cuido y acepto tal cual es.

Déjeme decirle que  una parte de mi entiende  su necesidad de vender el producto “cirugía estética vaginal” finalmente es su negocio más que su trabajo. Pero, yo mujer que trabaja con mujeres, soy una convencida de que el modelo de labios vaginales pequeños, delgados, blanqueados, quizá solo exista en las películas porno y en aquellas  mujeres que médicos como usted han convencido que su vagina es antiestética.

Déjeme decirle, que la realidad es otra; quizá usted lo sepa mejor que yo. Las vaginas son así,  algunas grandes, otras pequeñas, algunas rojizas, otras más morenas, algunas de labios que se expanden, otras que se encogen; algunas llevan vello, si esto que nos dicen también que debemos quitar. Sepa usted que las vaginas son tan variadas como las mujeres mismas, y muchas estamos felices de llevar una vagina única y diferente. Eso ya me hace bastante especial.

 

Imagen de http://jamiemccartney.com/galleries/sculptures

21 comentarios en “¿Ha pensado usted operarse los labios?”

  1. : “Wow!!! Secundo tu voz. Tienes razón. No somos el negocio. Somos las personas. Esas personas especiales, mujeres, capaces de sostener la vida dentro de nosotras. Esas capaces de contener, abrazar, nutrir, cuidar, dirigir, sostener, motivar y mucho, muchísimo más…. Pero especialmente, “amar con todo nuestro ser”

    1. Gracias Martha por tus palabras. Es así como poco a poco vamos haciendo eco dentro de nosotras mismas y en la sociedad. Definitivamente tenemos un camino por recorrer y un trabajo grande con las personas que acompañan procesos (médicos, terapeutas, educadores) es un trabajo entre tod@s, para aprender a cuidarnos y respetar nuestro cuerpo como templo sagrado.

  2. Me quedo sin comentarios, me parece increíble que en una clinica te hayan hecho semejante proposición. El capitalismo salvaje se mete en todos los sitios.

  3. Alejandra, gracias por compartir y siento mucho que esto te haya pasado! Pienso que estaría bueno indicar el nombre y la dirección del ginecólogo para que no vuelva a ocurrir nunca. Compartiste lo que pasó con las demas clientes? Que asco me da esta persona! Amo a mi vagina por ser mía y de nadie mas, hogar de amor, placer e individualidad y exigo respeto por ese don tan especial! Nunca habia cuestionado el parecer de mi vagina, ni se me vino a la mente! Si alguien quiere que la comparte, que agradece que la tengo y que la acepte como es! 😉 Nuestras vaginas son poderosas y grandes por lo que dan y ya esta!

    1. Hermosa reflexión desde lo femenino. Es un hogar, vasija, templo de placer. Y si, es todo un templo desde el que podemos crear y construir, sanar y empoderar.

  4. Tan jodídamente cierta cada palabra escrita aquí, estoy completamente de acuerdo, no sé por qué se nos tiene que ver como seres moldeables al gusto y capricho de la sociedad… de por Dios, no somos productos, no somos cosas, no somos algo que se pueda “mejorar” somos personas.
    Es como decirle a un hombre “Hey, opérate el pene, es estéticamente desagradable, tienes el glande pequeño”.
    Malditos paradigmas tan estúpidos que han creado las personas.

    1. Nathalia, gracias por compartir . Desde la experiencia compartida con hombres, sé que ellos también viven esta presión, quizá más sutil, y de otra forma. A ellos también se les pide ser más, se les exige tener un órgano sexual con tales características, etc. El bombardeo de la negación a nuestro cuerpo tal cual es, es algo que vivimos hombres y mujeres. 😦

      1. Qué curioso e irónico es saber que la misma comunidad “indignada” por ésto, es la que se ha encargado de avivar cada vez más estas actitudes superficiales. Qué coraje me dio leer la experiencia, pero qué valor al mismo tiempo, excelente aporte.

  5. Reblogueó esto en N.Ny comentado:
    Tan jodídamente cierta cada palabra escrita aquí, estoy completamente de acuerdo, no sé por qué se nos tiene que ver como seres moldeables al gusto y capricho de la sociedad… de por Dios, no somos productos, no somos cosas, no somos algo que se pueda “mejorar” somos personas.
    Es como decirle a un hombre “Hey, opérate el pene, es estéticamente desagradable, tienes el glande pequeño”.
    Malditos paradigmas tan estúpidos que han creado las personas.

  6. Alejandra, creo que deberias poner sino el nombre del medico, al meno el centro sanitario en cuestion y la hora a la que fuiste. Para que el resto de mujeres y maridos como es mi caso sepamos cual es el medico que la deontologia y el tacto se lo pasa por el forro.

    1. Marcos, gracias por la sugerencia. El escrito se lo he hecho llegar al Doc que me atendió. Creo que mi escrito es más que reflexión, un llamado a que como tu dices “no dejar que el tacto se lo pasen por el forro”. Soy una convencida que tanto hombres como mujeres, muchas veces vivimos situaciones en las que se nos vulnera de alguna manera nuestra integridad; y lo que hacemos muchas veces es guardar silencio, callarnos o simplemente dejarlo así.

  7. Verdaderamente indignante, es una ofensa a tu ser que alguien te haga semejante comentario, por que al final de cuentas y tienes mucha razón, las mujeres somos diferentes, en color, peso, estatura, etc y el símbolo de mujer perfecta no es mas que algo comercial que día con día nos imponen. Es lamentable que hemos llegado a una época que hasta haya cirugías estéticas para la vagina por Dios! Si es cuestión de salud esta bien, pero por simple vanidad y prejuicio, es una vergüenza.

  8. Es agradable leer y ver el impacto que este post ha tenido. Es así como poco a poco vamos haciendo eco dentro de nosotras mismas y en la sociedad.
    Definitivamente tenemos un camino por recorrer y un trabajo grande con las personas que acompañan procesos (médicos, terapeutas, educadores, formadores…)… es un trabajo entre tod@s, para aprender a cuidarnos y respetar nuestro cuerpo como templo sagrado.
    El debate es muy interesante, ciertamente la “indignación” por lo que respecta a la cirugía estética es algo que vivimos muchas mujeres. Ello por supuesto no riñe con la necesidad médica que algunas mujeres puedan tener.
    Desde la experiencia compartida con hombres, sé que ellos también viven esta presión, quizá más sutil, y de otra forma. A ellos también se les pide ser más, se les exige tener un órgano sexual con tales características, cumplir otro tipo de cánones.
    En definitiva el bombardeo de la negación a nuestro cuerpo tal cual es, es una situación que vivimos hombres y mujeres.
    Les agradezco tod@s los comentarios y aportes, es para mí muy enriquecedor como terapeuta y acompañante de mujeres conocer las experiencias y vivencias que impactan en lo emocional, físico y espiritual.
    L@s invito a seguir compartiendo reflexiones.

  9. de Alejandra a Alejandra… lo deberías denunciar! comentarios así son incorrectos por parte de la comunidad médica. A mi una vez una doctora me recomendó operarme la nariz por estética… también me quedé en shock

    1. Gracias Alejandra por tu mensaje.
      Esta experiencia fue hace algunos años; lo increíble es que sigue pasando en muchos lugares y dese muchas especialidades.
      Un abrazo y feliz día

  10. Soy médico Fisiologo y me dedico a la sexualidad primero me gustaría decir, que esto es una moda que como las prótesis mamarias va en aumento la diferencia es, en primer lugar que ninguna vulva es igual a otra son todas diferentes, la estética vulvar no es tiene un patrón. El tamaño de los labios y el clitorix esta vinculado a la cantidad de hormona recibida de la madre durante el embarazo, sobre todo progesterona producida por la glándula suprarrenal. Debo recordar que el tamaño de los labios para algunas culturas es importante, las mujeres hotentotes los estiran hasta medio muslo el llamado delantal hotentote. Pero lo más importante de todo, es que la distribución de las ramificaciones nerviosas a la zona sensible de la la vulva y la vagina a su tercio inferior tampoco tiene un patrón fijo, se ha estudiado que todas las mujeres también tienen una distribución de las terminaciones nerviosas diferentes, por tanto aunque los cirujanos esteticos digan que esa operación no puede alterar la sensaciones y alterar el placer sexual, las mujeres con episiotomia reportan cambios de sensibilidad en la herida, hecho por el cual se considera para algunos una mutilación cuando se hace sin indicación precisa es decir, recomiendo que lo piensen bien antes de someterse a este tratamiento podría cambiar tu vida para siempre

    1. Gracias Jesús por tu mensaje y el tiempo que has tomado para la explicación, creo que nos das algunas ideas a tener en cuenta antes de tomar cualquier decisión
      Esta experiencia fue hace algunos años; lo increíble es que sigue pasando en muchos lugares y dese muchas especialidades.

      Es esencial que nos informen desde la perspectiva de salud y bienestar, identificar si hay anomalías y temas de exploración preventiva. Lo demás… sobra!!! Como profesional de la salud, sabes es esencial la educación y prevención, algo de lo que carece el sistema sanitario público, y que parece también el privado en muchos ámbitos.

      Un abrazo y feliz día

  11. Me pasó algo parecido hace poco. Yo iba por lo que parecía ser un bulto en la mama. A lo que la ginecóloga se dedicó, fue a hablar de el poco pecho que tenía, y como le asombraba que hubiese dado el pecho durante dos años. También comenzó a hablar de ejercicios para aumentar el tono muscular debajo de el, y habló de implantes… Hasta que le dije que eso era algo que me daba absolutamente lo mismo, yo iba a lo que iba, por un problema de salud, y esos comentarios se los podía meter por …..

    1. Gracias Erika por tu mensaje.
      Esta experiencia fue hace algunos años; lo increíble es que sigue pasando en muchos lugares y dese muchas especialidades. Y lo que expones es un claro ejemplo.
      Es esencial que nos informen desde la perspectiva de salud y bienestar, identificar si hay anomalías y temas de exploración preventiva. Lo demás… sobra. Y lo sabemos. Lo importante, es tener conciencia de nuestro cuerpo, qué queremos y qué no queremos. Finalmente es nuestro, y necesitamos aprender a decidir sobre él.

      Un abrazo y feliz día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.