Tengo Virus del papiloma humano ¿qué debo hacer?


virus de  Papiloma Humano, qué hacer.jpg

Hace algunos días llego a mi consulta una mujer de unos 30 años, angustiada, buscando respuesta y sobre todo apoyo. Días antes le habían diagnosticado Virus del Papiloma humano. Su cara de asombro, el chock, más el poco tiempo para reaccionar y preguntar a su médico, hicieron que saliera de la consulta muerta de miedo, con lágrimas en los ojos y con una sensación de “ahora viene el cáncer”. Como narraba ella “Salí del hospital, me dieron el diagnóstico, no sabía qué hacer, qué decir, qué es eso… Es la antesala del cáncer, pensó. Se subió al primer tren, con los ojos sumidos en lágrimas, sin rumbo claro“.

Lo que ha vivido “María”, es la experiencia de muchas mujeres a las que se ha diagnosticado el VPH.  Por ello, he decidido hacer este post, desde la perspectiva de la Sanación Femenina y el trabajo con nuestro cuerpo y emociones.

 

Qué tiene  ver con tus emociones

Desde la perspectiva de la Descodificación,  las enfermedades conllevan una disrupción previa (muchas veces emocional) de vuestro patrón energético. Es decir, que antes de poneros malitas, o de que se manifieste el síntoma, VPH  en esta caso, a ocurrido algo en nuestra  vida que nos ha afectado:  más trabajo de la cuenta, un susto, una separación, cambiaros de casa, la muerte de un familiar, migraciones, abusos físicos / emocionales, etc., situaciones que  afectan a nuestro estado de ánimo, nuestra emoción y como consecuencia tienen un efecto en el cuerpo físico.

El síntoma nos está hablando de algo que ha ocurrido. Está pensado para ayudarnos a actuar mejor en caso de peligro, pero si se mantienen por más tiempo de lo que deben, bajan nuestras defensas y se convierten en nocivas.

Es una perspectiva de trabajo con lo físico y emocional. Integramos así mente y cuerpo.

Qué es el VPH:  Virus que infecta el epitelio estratificado de la piel y las mucosas. De transmisión sexual, la mayoría de los tipos no causa ningún síntoma visible. Otros producen verrugas o condilomas.

Esta usualmente relacionado con la  pérdida de territorio, la separación o con experiencias relacionadas con la invasión, la suciedad, lo desagradable, lo sucio a nivel sexual.

Otro punto de conflicto emocional con el que se relaciona es la  no adaptación con respecto a la situación de la pareja.

NO se trata de una relación causa efecto, ya que existen múltiples variables que influyen en tus emociones y que hablan a través de tu cuerpo de diversas formas.

Para la biodescodificación general del Papiloma virus es “contacto sexual vivido como sucio” y estamos en la fase curativa de la enfermedad, es decir que el conflicto ya se ha resuelto, la nueva información que traía el virus, ya ha llegado a donde tenía que llegar y el cuerpo se está recuperando mientras integra los cambios.

Cuando el VPH afecta a la zona de la vagina, el pene y el ano, que son zonas de contacto muy importantes de origen ectodérmico, estamos en la noción de separación: “no estoy en contacto con mi pareja”.
Si afecta al cuello del útero: “conflicto de frustración sexual, vivida como sucia”, con una noción de “pérdida de territorio”.
Si aparecen verrugas, que serían un tipo de hongos, están expresando un “conflicto de separación puntual”, un “conflicto de mancha”, sentirse sucio, manchado en su honor, existe también la “noción de desecho”, en el sentido de deshacerse de algo que ya no me sirve , o la “necesidad de protegerse de un contacto agresivo”.
Y cualquier síntoma que afecte a la piel tiene que ver también con la “noción de contacto y separación”, hay que mirar en que zona del cuerpo aparece para descodificar exactamente cual es el mensaje que el cuelo trata de expresar.

Texto de Enric Corbera

 

Se trata de modificar nuestro resentir, que es nuestra emoción profunda.

Si has recibido este diagnóstico y estas en modo estrés 

Primero,

Para un poco

¿Aquí algunas claves de lo que puedes hacer?

  • Sanación femenina: Una terapia que te ayudara a conectar con tu ser femenino.
  • Respiración consciente:
  • Ejercicio: Correr, natación, yoga, baile, zumba, Taebo…  Lo que os apetezca. Mi recomendación, si estas en la energía masculina, busca actividades tipo tango, danza del vientre, kizomba,  para liberar endorfinas y bajar los niveles de estrés. Además de fortalecer y limpiar todo el organismo.
  • Sal  con amigos y amigas: Pues eso, una buena tarde de risas reduce el estrés. Busca los planes que más te apetezca, ¡pero las carcajadas no pueden faltar!
  • Alimentación: Reduce la cafeína, edulcorantes y estimulantes que afecten tu estado de ánimo,  contribuye a la ansiedad y mucho. Puedes ver tambien el comer emocional.
  • Duerme y descansa lo que necesites: Descansar bien por la noche es crucial para reducir el estrés.
  • Comparte lo que te está pasando. Tenemos la “mala costumbre” de pasar por estas situaciones solas. Lo mejor, habla de ello, compártelo con tus amigas, quizá alguna ya paso por ello y te puede ayudar desde su propia experiencia.
  • Vamos a limpiar nuestro organismo. Proponte aumentar el consumo de  frutas y verduras durante una semana, y poco a poco ve incorporando nutrientes a tu cuerpo.
  • Busca ayuda,  en tus amigas, en las mujeres de tu clan. Y si deseas profundizar  busa ayuda en terapia.

 

Para terminar te recuerdo que lo más importante es que no te dejes llevar por el miedo. No te preocupes, ¡ocúpate!

 

 

Si quieres saber más, qué tienes una buena síntesis que describe a nivel biológico

Fuente: http://www.proyecto-kahlo.com

El VPH o HPV (virus papiloma humano), es un virus ADN. Se transmite fundamentalmente por vía sexual. La infección por el VPH es responsable de la aparición de diferentes tipos de lesiones de piel y mucosas: verrugas vulgares y genitales, cáncer de cuello de útero, ano, genitales externos y orofaríngeo, papilomatosis respiratorio recurrente, etc.

Algunos subtipos de VPH tienen potencialidad para convertir las células que infecta en células cancerígenas. Estos subtipos se clasifican en:

  1. Bajo riesgo de malignidad: Principalmente tipos 6 y 11, implicados en las verrugas genitales.
  2. Alto riesgo de malignidad: Sobre todo los tipos 16, 18, 31, 51, 52, 53 y 66, implicados en el cáncer de cuello de útero.

Si aparecen lesiones malignas, hay cuatro estadios principales:

  1. Adquisición del VPH
  2. Persistencia de la infección
  3. Progresión hacia lesión precancerosa (neoplasia intraepitelial cervical [CIN]; grados 1, 2 y 3, este último considerado carcinoma in situ)
  4. Invasión local

Podemos afirmar que la infección por el VPH es un factor necesario para el desarrollo posterior de cáncer de cérvix, pero no significa que porque presentemos una infección por VPH vayamos a desarrollar una displasia o en el peor de los casos un cáncer. No obstante, en la mayoría de los casos la infección pasa de forma desaspercibida para la mujer al no haber presentado sintomatología alguna.

Sabemos que existen otros factores relacionados con la infección y progresión de la infección hacia el cáncer de cérvix, son:

  • Multiparidad (cinco o más partos)
  • Uso de terapia hormonal más de 5 años
  • Mantener sexo con hombres que hayan tenido seis o más parejas sexuales
  • Coinfección por c. trachomatis (clamidia) y virus herpes simple tipo 2 (VHS-2)
  • Déficit de micronutrientes
  • Tabaquismo
  • No utilizar preservativos
  • El inicio de relaciones a edades tempranas
  • Nivel socioeconómico bajo y/o pertenecer a algunos grupos sociales (prostitutas, adictas a drogas o a alcohol, reclusas y portadoras del virus de la inmunodeficiencia humana [VIH])

¿CÓMO SE PUEDE TRANSMITIR EL VPH?

Como ya se ha mencionado la transmisión se da, principalmente, mediante las relaciones sexuales, fundamentalmente durante la penetración con el contacto piel con piel entre genitales de personas de diferente sexo. Otros tipos de contagio como el contacto entre genitales sin penetración, el manual-genital o el oral-genital también son posibles aunque menos frecuentes. Así, el riesgo de contagio entre relaciones homosexuales existe.

También se puede contagiar el virus al bebé, si la madre tiene algún tipo de VPH, mediante el canal de parto. Otra forma de transmisión con altas probabilidades de contagio, de la madre al hijo durante el embarazo, sucede cuando se rompen prematuramente las membranas.

La transmisión del virus mediante medios de transmisión de patógenos (fómites) como juguetes sexuales, espéculos, guantes, etc. , es algo de lo que se ha hablado. Pero parece que el contagio de esta forma no es muy probable.

Como vemos, este virus infecta a las personas a través de piel con piel, cuando la piel receptora tiene algún tipo de abrasión. Nunca se da a través de tejidos o de animales domésticos. ¡No te puedes contagiar de VPH por el uso de baños públicos!

EVOLUCIÓN EN LA INFECCIÓN DEL VPH

  1. El virus penetra hacia capas más profundas de la piel y las mucosas. Lo hace a través de las pequeñas abrasiones (debidas a infecciones previas como la candidiasis o el herpes genital), o de pequeñas rasgaduras o traumas que se pueden producir durante el mismo acto sexual. Hay que tener cuidado, porque aunque se sabe que el contagio ha sido mediante el contacto sexual, no tiene por qué haber sido tu pareja actual ya que no se sabe cuándo se ha producido el contagio.
  2. Periodo de latencia. Este sucede entre el momento de la infección hasta que aparece la primera lesión precancerosa; es un estadio que puede durar varios años, en el caso de que la infección no se solucione espontáneamente, y evolucione hacia una lesión precancerosa – que tan solo sucede en un 10% de los casos -.
  3. Periodo de expresión. Se inicia a partir de la aparición de algún síntoma.

Las alteraciones o displasia a nivel celular se detectan a través de una citología del cérvix uterino.

  • ¿Citología anormal?

Habrá mujeres que aunque presenten un resultado anormal en sus citologías. Es muy poco frecuente encontrar células cancerosas, así que este tipo de resultado solamente significa que hay células anormales.

En función del tipo de célula encontrada el consejo puede ser diferente:

  • Otra citología en 6 meses
  • Un test de VPH
  • Una colposcopia. Se utiliza para explorar más pormenorizadamente el cuello uterino, ampliando la imagen del mismo al especialista para tomar biopsias de los tejidos que estén alterados.

CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES PREMALIGNAS

La clasificación más utilizada para este tipo de lesiones es el sistema Bethesda, cuya última revisión se efectuó en el 2001. Las categorías son:

  • Negativo para lesión intraepitelial o malignidad: No se observan lesiones precursoras o cáncer.
  • Células epiteliales anormales: Su presencia no implica cáncer, ya que su causa no se puede identificar. En caso de que se dé este resultado lo necesario es repetir la prueba en unos meses.
  • Lesión intraepitelial escamosa: Esto muestra la presencia de lesiones premalignas, que se dividen en dos: de bajo grado y de alto grado. Si no se tratan especialmente las de alto grado, hay más riesgo de que evolucionen hacia cáncer.

Es necesario que señale que no todas las mujeres con lesiones precancerosas desarrollarán cáncer de cérvix. No hay que alarmarse. Sencillamente se deben tratar las lesiones premalignas.

El tratamiento se centrará en mejorar el estado de las lesiones y controlar que no vayan a más, por lo que se emplearán estrictamente las medidas médicas necesarias (ya sea láser, cirugía o destrucción del tejido por frío), evitando todo aquello que sea demasiado invasivo. El objetivo será eliminar la zona en la que aparece la lesión.

¿Cuál será el tratamiento? Dependerá de lo que dure la presencia de las lesiones presentadas, así como del grado de estas (recordemos, alto o bajo).

Estoy segura que si sigues profundizando encontras más información desde ñla perspectiva médica que te permita aclarar.

 

Bibliografía

  • 1: Gavilán Moral, E.; Padilla Bernáldez, J. La vacuna del papiloma humano. Rev AMF, actualización en medicina de familia.2013; 9: 181-240.
  • CDC, 2007. Virus del Papiloma Humano. Información sobre el VPH para médicos.
  • Asociación Española de patología cervical y colposcopia. Proceso Asistencial Integrado; Ca. de cérvix. Consejería de Salud. 2010. Sevilla.
  • Confiño R. Prevención del cáncer de cuello de útero: ¿hacia dónde vamos? Disponible en: http://www.slideshare.net/rcofinof/prevencion-del-cncer-de-cuello-de-tero-hacia-dnde-vamos
Anuncios

Publicado el 10/08/2016 en SANACION FEMENINA y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: