12 Claves para desarrollar la Resiliencia


resiliencia-y-psicologia-alejandra-leon

El pasado viernes iniciaba  mi master en Counselling,  esa apalabreja que pocos conocen y de la que poco a poco iré contando algunas cosillas por aquí. Bien, a lo que voy, esa tarde José Carlos Bermejo nos habló sobre la Resiliencia, esa misma tarde me sobreponía a una noticia de un familiar que mejo descolocada, así que dije, me viene como anillo al dedo.

 

Pero qué es la Resiliencia

Según  la definición de la Real Academia Española de la Lengua es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. A nivel de emociones desde la  psicología, podríamos decir que no sólo gracias a ella somos capaces de afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas , sino que también podemos salir fortalecidos de ellas.

Ser resiliente no significa no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. Situaciones como la muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas financiero serios, etc., son sucesos que tienen un gran impacto en las personas, produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional. Aun así, las personas logran, por lo general, sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.

¿Cómo podemos ser más resilientes?

Puedes escuchar el audio de este contenido aquí . o a través de mi canal de youtube

¿Qué caracteriza a una persona resiliente?

  1. Toman medidas para mejorar su autoestima

Son capaces de reconocer su estado actual y las acciones que  hay que asumir para  cambiar la manera de percibirse a sí mismas y de ver el futuro. Estas personas saben cuáles son sus principales fortalezas y habilidades, así como sus limitaciones y aspectos por mejorar. De esta manera pueden trazarse metas más objetivas que no solo tienen en cuenta sus necesidades y sueños, sino también los recursos de los que disponen para conseguirlas.

  1. Se sumergen en tareas creativas

La creatividad es una de las formas de hacer que todo es nuestros pensamientos se enfoquen hacia la resolución de un reto novedoso. Pruebo – ensayo – creo – . Las personas resilientes lo saben y por eso les gusta alternar las costumbres del día a día con un poco de novedad, creatividad e ingenio.

3 . Confían en sus capacidades.

Las personas capaces de desarrollar una buena resiliencia son capaces de detectar aquellas situaciones en las que es prácticamente imposible hacer que el contexto cambie a corto o a medio plazo. Esto posibilita que no se planteen ilusiones vanas y que sus esfuerzos para adaptarse a lo que les pasa se centren en gestionar su manera de experimentar lo que ocurre en esta nueva situación.

  1. … ¡Siempre buscando ir más allá!

Aceptar situaciones que en un principio parecen abrumadoramente malas, como una ruptura tras un largo noviazgo o el brote de una enfermedad, no significa que a partir de ese momento todos los aspectos de la vida de esa persona giren en torno a ese contexto percibido como negativo. Las personas resilientes muestran propensión a sacarle partido, buscar el lado positivo de las cosas.: en vez de estar todo el día pensando en las cosas malas que les ocurren. La resiliencia consiste, en parte, en orientarse hacia el horizonte de lo posible. Estas personas asumen las crisis como una oportunidad para generar un cambio, para aprender y crecer.

  1. Tienen aptitud positiva y se rodean de positivos

Tienen un optimismo realista. Es decir, piensan que las cosas pueden ir bien, tienen una visión positiva del futuro y piensan que pueden controlar el curso de sus vidas, pero sin dejarse llevar por la irrealidad o las fantasías.  En este sentido además de simplemente, dirigen la atención hacia otro lado. Por ejemplo, hacia personas de actitud positiva.  Hacer parte de un que apoya a sus miembros es una buena manera de facilitar la gestión de las emociones.  Fluir en  relaciones  optimismo y ansias de superación personal hace que todo resulte más fácil.

Así que fuera los vampiros emocionales

  1. … Sueltan el deseo de controlarlo todo

 Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, cuando algo se nos escapa de entre las manos, nos sentimos culpables e inseguros. Sin embargo, las personas resilientes saben que es no es necesario controlar todos los aspectos o  de una  situación, han aprendido a lidiar con la incertidumbre y se sienten cómodos aunque no tengan el control. Lo inesperado enriquece la vida y motiva a moverse.

  1. Plantean objetivos a mediano y corto plazo

¡Duermen cuando hay que dormir y hacen cuando hay que hacer”. Mantener una actitud activa las ayuda a centrarse y llegar a los objetivos deseados, lo cual a la vez repercute positivamente sobre su propia autoestima y la autoconfianza.

  1. Se ponen en acción o meditación

La meditación parece tener múltiples beneficios, entre los que se encuentran la facilitación de aparición de pensamientos positivos y la reducción del estrés. Para estas personas el pasado forma parte del ayer y no es una fuente de culpabilidad y zozobra mientras que el futuro no les aturde con su cuota de incertidumbre y preocupaciones. Son capaces de aceptar las experiencias tal y como se presentan e intentan sacarles el mayor provecho.

Empezar a meditar favorece el sistema inmune, ayuda a relajarse y ganar en autoconfianza.

  1. Usan el humor para empoderarse

El humor es un valiosísimo recurso para quitarle asumir las  cosas a la vez que se obtiene una sonrisa a cambio. Hacer bromas sobre algo relacionado con los problemas personales es perfectamente saludable, teniendo en cuenta que se aborda el tema obteniendo una respuesta emocional que es agradable y nos libra del peso del estrés. No se trata de fingir que no pasa nada o hacer de la risa una “tapadera” emocional. Aprender a reírse de  la situación es una clave para salir de ella y verla con perspectiva

  1. Invitan a los demás a participar en sus proyectos

Las personas resilientes transforman en hábito el hecho de animar a los demás a participar en sus proyectos, sean estos simples y a corto plazo o ambiciosos y basados en un objetivo que se tardará en alcanzar. El sentido de esto es contagiar la actitud positiva a los demás y, al mismo tiempo, hacer que esta actitud positiva vuelva a uno mismo a través de la satisfacción de los otros, como un eco. Además, los proyectos que involucran a muchas personas a menudo son más absorbentes y estimulantes que los que se realizan en solitario, ya que las expectativas que los demás ponen en nosotros nos animan a continuar.

  1. Se permiten pedir ayuda

Ya no hay esa necesidad extrema de ser súper héroe o heroína. Los sueños, emociones y deseos se pueden compartir con otros, y desde la apertura recibir la ayuda libera, suaviza la situación y permite ver desde un lugar nuevo la emoción. Así para una persona resiliente  apoyo emocional es un factor importante. Querer y dejarse  querer es fundamental para establecer nuevos vínculos de confianza,

  1. Dejar salir al niño o niña que llevan dentro

Conectar con ese niño o niña y su creatividad hace parte de no juzgar internamente se hacen, todos sabemos que a medida que crecemos vamos limitando y coartando, nuestra libertad y nuestra capacidad para experimentar las cosas de manera satisfactoria. En este sentido, las personas resilientes siempre llevan consigo a su niño interior, interactúan con él o ella y crean nuevas formas para el aquí y el ahora.

El cuerpo habla

Hay quienes han recibido tantas agresiones y gritos, que su espalda se nota jorobada. Algunas personas escriben sobre sus pensamientos y sentimientos más profundos relacionados con la experiencia traumática u otros eventos estresantes en sus vidas. El ansia y la angustia disminuyen al estar en estado de relajación.

Busca ayuda

Por lo regular, no es fácil salir de los patrones destructivos o comportamientos insanos por nosotros mismos, sobre todo cuando acarreamos lo que hemos vivido, nuestra experiencia de vida y, peor aún, si nos juzgamos. La terapia (psicoterapia) ayuda a ir quitando carga del pasado para que puedas elegir con mayor libertad lo que quieres hacer en  el presente.

¿Necesito empezar  terapia ?

La terapia da un “empujón” bueno para que la persona se conozcas a sí misma y transformes lo que tiene que cambiar. Una persona que va sin creer en ella, no le va a servir de nada. Lo mejor es que vaya donde se sienta bien.

Así que Aprende a pedir ayuda cuando sientas que la necesitas.

 

 Recuerda: Estas viviendo un proceso de cambio y necesitas una guía, una mano amiga que te ayude a mejorar tu vida, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto.
Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook

Anuncios

Publicado el 25/10/2016 en Desarollo y Crecimiento Personal y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: