El papel del enfado en mi vida


Un post de Alejandra León

El enfado no ha sido una emoción fácil para nosotras. Nos enfadamos cuando no se cuenta con nosotras para una promoción. Nos enfadamos cuando nadie escucha. Nos enfadamos cuando no se escuchan nuestras ideas, y mucho más cuando esas mismas ideas son declaradas «fantásticas» cuando las presenta uno de nuestros colegas masculinos. Nos enfadamos cuando estamos tan agotadas y tensas que nos vemos de repente gritando a las personas que más queremos. Entonces nos enfadamos por habernos enfadado, e intentamos «controlarnos».

Es importante recordar que los sentimientos no son más que eso… sentimientos. Es normal que tengamos sentimientos, y es normal que nos enfademos. El enfado sólo es dañino cuando se reprime dentro y «muere», como dice Emily Dickinson. Cuando lo mantenemos dentro, crece y lo hacemos explotar sobre personas inocentes en las circunstancias más sorprendentes. Entonces, acabamos sintiéndonos mal con nosotras mismas y consiguiendo ser el blanco del enfado de otras personas. Tenemos que encontrar situaciones seguras en las que podamos dejar salir nuestro enfado. Podemos respetarlo. Es nuestro amigo. Nos permite conocer cuándo algo no va bien.

El enfado no es el problema. Es lo que hago con él.

(Anne Wilson Schaef de su Libro Meditaciones para mujeres que hacen demasiado).

 

El enfado cumple un papel fundamental en nuestras relaciones sociales: Es una forma de decir  al otro “hasta aquí llego yo”, “esto a mí no me gusta”, “esto me incomoda” o “este es mi límite”. El enfado / la rabia nos protege en la medida en la que nos ayuda a de algún modo a defender nuestros derechos.

Sin embargo, desde pequeñas aprendemos que mostrar enfado es malo y que expresarlo puede llegar a ser de mala educación o una falta de respeto

Entonces, qué hacemos con el enfado?

Literalmente LO COMEMOS.

Creer que “el enfado es malo ” hace que no aprendamos a conocer de fondo esta emoción, a manejarla y saber cómo gestionarla de manera adecuada.  Entonces, el enfado mantenido y no expresado se  cristaliza en el cuerpo, toma forma y aparece a través de  diferentes somatizaciones como: presión arterial alta, dermatitis, alopecia, problemas gástricos y migrañas, además de ansiedad y tristeza.

Algunos vínculos con nuestro cuerpo:

  •  El Hígado: Se relaciona con el enfado y la rabia.
  • El Corazón: se relaciona con el dolor, el miedo a la muerte y el nerviosismo.
  • El estómago: Se relaciona con cosas que no podemos digerir, o procesar, así como los miedos.
  • La garganta: Se relaciona con dificultades para comunicarse, y expresarse.
  • El Riñón y la vejiga: Se relacionan con los miedos y dudas. Lo que no filtro.

El cuerpo “habla” y muchas veces “grita” a través de la enfermedad y del síntoma.

 

El tiempo fuera para sacar el enfado / la rabia

Muchas personas canalizan la rabia a través de  ejercicio explosivo y el cansancio que se derivan de él, lo cual puede resultar beneficiosos a nivel paliativo; sin embrago, no resolverá la causa, sólo  suavizará algunos efectos temporalmente, pero volverá a parecer una y otra vez, recordándote que necesitas aprender a conocerla como emoción, a gestionarla.

¿Y tú, te permites el enfado?

Algunas claves para la reflexión

  • Identifica las  diferentes emociones y situaciones  en las que te sientes enfadado.
  • Aprende a reconocer las señales de enfado que ocurren en tu  cuerpo.
  • Tienes algún enfado “enquistado” en el cuerpo.
    • ¿Hace cuánto?
    • ¿Qué paso?  Cómo fue la situación? Trata de traer a la memoria todo el recuerdo.
  • Para qué mantienes el enfado?
  • Qué papel tiene el enfado en tu vida?
  • ¿Qué consigues cuando te enfadas?
  • Vives enfadada o enfadado con la vida, con tu entorno, con el mundo, contigo.

Recuerda,

Aprender a gestionar nuestras emociones, es aprender un nuevo lenguaje en el que muchas veces  necesitas   una guía, una mano  que te ayude a comprender y ver desde otra óptica lo que ha ocurrido en tu historia, para sanarlo, colocarlo y darle espacio a una nueva forma de vivir más libre de  cargas y miedos.

 

Espero que esta información te haya sido útil, y si quieres trabajar tus emociones y creencias. Mejorar tu vida, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto.

Gracias por leerme y compartir,

Sígueme a través de mis redes sociales

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / videos  aquí

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el 28/11/2017 en MUJER Y EMOCIONES, sanación intuitiva y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: