21 semanas de sanación

Soltar, Liberar, Perdonar. Claves para la abundancia


Entramos en la semana cinco  del trabajo de sanación femenina, prosperidad y abundancia.

sanación femenina _prosperidad y abundancia_ Perdón

 

Un hábito bastante común de nuestra  mente es  divagar hacia eventos, situaciones  y personas del pasado. A menudo nos cuesta desprendernos de recuerdos, personas o situaciones que significaron mucho para nosotros. O que nos hicieron daño. O incluso que nos hicieron pasar buenos momentos pero ya no están en nuestra vida. Nos aferramos, para no sentir el dolor, el miedo, o la tristeza que nos da desprendernos de aquello, que ya fue o ya pasó en nuestras vidas.

Es curioso, porque no solo nos aferramos, a personas, a cosas o incluso a situaciones, sino que también nos quedamos enganchadas con nuestros pensamientos, nuestras creencias fijas sin querer cambiarlas.

Una cosa es dirigirnos al pasado de manera consciente, para recordar hechos y para extraer información y aprendizaje. En ese sentido es algo no sólo útil sino necesario en muchas ocasiones. Algo muy diferente es volar con la imaginación, de modo involuntario, a escenas y situaciones del pasado y volver a revivirlas, evocando los sentimientos, sensaciones y emociones que se produjeron y quedarnos albergadas en ellas, sin vivir el aquí y el ahora.

Para empezar a soltar, primero es necesario empezar a aceptar y asimilar que las cosas fueron como fueron, y que no las podemos cambiar, que ya paso.

También necesitamos empezar a admitir que aquello que no queremos soltar, duele, hay una pérdida de algo que teníamos, y que ahora ya no vamos a tener. Soltar significa estar dispuestos a renunciar a algo. Por ejemplo: aceptar que esa ex pareja quedó en el pasado, y ya no va a volver por mucho que eso duela; aceptar que tomaste una dirección y no otra, que tomaste un camino y no otro, que el papá que tienes o la mamá que tienes no los puedes cambiar, sólo aceptar que fueron e hicieron lo mejor que pudieron con lo que tenían, Aceptar y aceptarte.

Soltar, liberar, perdonar, implica que atravesemos el dolor que nos produce tirar  aquel objeto, soltar ese pensamiento, liberar a esa  persona o aquella emoción que tanto queríamos.

Atravesar el dolor, quiere decir, permitirnos sentirlo, sí, el dolor duele. Entiendo que da miedo decir adiós, a aquello que tanto tiempo hemos conservado con nosotros, pero es necesario, indispensable para tu bienestar físico, emocional y energético.

¿Qué emociones, personas o cosas tienes secuestradas en tu corazón?

  • ¿Necesitas perdonarTE?  ¿Necesitas liberar, soltar?
  • ¿Necesitas perdonar a alguien más?

Saber perdonar, soltar y pasar página 

es una muestra de amor con nosotras mismas.

Abre tu corazón,

sé generosa,

libérate de ese pesar,

perdona y pasa págin

 

Toma un momento el día para identificar esas personas, situaciones o cosas que tienes secuestradas emocionalmente, que se quedaron atrapadas en tu inconsciente desde hace tiempo, muy atrás, quizás desde tu niñez o más recientemente. Pueden ser familiares, amigos,  jefes, compañeros, del presente o pasado, Pueden estar vivas o no.

No recuerdas su nombre pero sí lo que paso; ponle un nombre, y da espacio a  sacarlo para limpiar esa memoria que te ha perseguido.

Te sorprenderás de  la cantidad de personas que mantienes viviendo emocional y energéticamente contigo, aunque en apariencia no tienen nada que ver con tu presente.

Una vez elaborada tu lista,  te sugiero profundizar en  10 claves para trabajar el perdón.

Otra forma,   que puede ayudarte  es aceptar que el pasado fue como fue, acéptalo haciendo espacio en tu interior para tener  más compasión contigo misma y con los demás.

Libera,

Suelta,

Perdona.

¿Te estás aferrando al dolor?

El perdón no es un acto ocasional, es una actitud permanente.

Martin Luther King

 

A continuación tienes un ritual que puedes trabajar cada vez que necesites soltar o liberar (emociones, personas, situaciones)

 

6 pasos para empezar a soltar, liberar

1. Toma conciencia de a qué estas enganchada

¿Cuál es tu adicción o  droga emocional? ¿Qué emociones, personas o cosas tienes secuestradas en tu corazón? ,  ¿De qué forma te sujeta?

A menudo no es una persona, una cosa o una situación, sino más de una.

 

2. Identifica el dolor

Es posible que a diario, o semanalmente invada el dolor del pasado, opaque tu día, vengan emociones y recuerdos que te llevan una y otra vez a lo que paso, a lo que fue, a lo que no fue.

Entra en ti, identifica qué es aquello que tanto duele, ¿quién es el protagonista, ¿Hace cuánto habita este dolor en ti? , ¿Qué paso?, ¿Qué no paso? En qué parte de tu cuerpo ubicas ese dolor?  Localízalo!

 

3. Escribe una carta con todo lo que te enfada o te duele

Expresa toda tu tristeza, tu dolor y tu rabia. Es el momento de  comunicar todo aquello que no pudiste decir, y que te hubiera gustado. Es el momento de expresarlo  sin censura. Agradecer todo lo que te ha dado esa persona o situación pasada  y despídete.

 

4. Lee la carta en voz alta

Imagina que tienes a la persona o la situación delante, puedes usar una foto, un cojín, un objeto que represente esa persona o situación. Llora, patalea, grita, suelta el dolor.. Léela tantas veces como te sea necesario, hasta que sientas que tú alma y tu corazón están libres, que ya no queda nada más por decir.

 

5. Quema o rompe la carta

Una vez le hayas leído la carta en voz alta imaginando que tienes a la persona o situación delante, quema o rompe la carta. Sigue tu corazón, aquí no hay reglas.

 

6. Elabora un ritual de despedida

A mí me viene muy bien lleva las cenizas o los restos  a un lugar especial y entiérralas o dejarlas libres, que el viento las esparza y las eleve al universo, para que sea la energía de la tierra y del cielo hagan lo suyo. En esto cada una tenemos rituales y necesidades diferentes.

 

Cada vez que sueltas emociones ancladas del pasado,

das espacio a la abundancia, la paz y la libertad en tu corazón, en tu vida. 

 

Si transitar por  estas emociones te está costando, soltar esta doliendo, sientes que no has podido elaborar tu duelo, estas hecha un ocho, etc. Recuerda que puedes ponerte en contacto para acompañar tu proceso emocional.

 

Cómo puedo acompañarte 

  •  El acompañamiento personalizado inicia  con una sesión en la que tendremos una entrevista en profundidad para conocer tu historia y hacer tu mapa emocional. Ello me permitirá conocer y orientar el proceso de acompañamiento.
  • A partir de esta primera sesión ya tendremos un mapa general del viaje de sanación desde una perspectiva  de la terapia Holística y transpersonal
  • Durante el proceso nos veremos periódicamente para hacer un seguimiento y apoyo personalizado. El número de visitas puede cambiar y se adapta a cada mujer.
  • Las sesiones pueden ser presenciales u online (vía skype) y el número de sesiones las decides tú, en función de lo que necesites y cómo vayas.
  • Escríbeme para reservar sesión

Gracias por leerme, escucharme  y compartir

Sígueme en: 

Facebook 

Instagram

Youtube

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.