12 Principios sobre el Duelo Después de la Muerte de un Ser Querido


Por Therese A. Rando, Ph.D., BCETS, BCBT

El camino del duelo es diferente para todos nosotros… todos seguimos nuestro propio camino.

Alguien a quien ama ha muerto. Esto le presenta una de las experiencias más retadoras que cualquier ser humano puede enfrentar—lidiar en su vida con la pérdida de su ser querido. En este artículo, aprenderá sobre su duelo (viviendo sus reacciones a la pérdida de su ser querido) y su luto (haciendo los ajustes necesarios para integrar finalmente esa pérdida en su vida).

Aprender cómo llorar de manera sana y cómo lamentarse para que pueda aprender a adaptarse a la vida en ausencia de su ser querido, no es una tarea sencilla. A menudo requiere más trabajo, lleva más tiempo y es más impactante de lo que la mayoría de la gente anticipa. Estos 12 principios le ayudarán a apreciar mejor las verdaderas realidades de su duelo particular, responder de manera más efectiva a lo que encuentre en él y tener expectativas más apropiadas de usted mismo en el camino.

Principio #1: El duelo es personal y único.

Su duelo es tan personal y único como su huella dactilar; nadie más tendrá la misma experiencia de duelo que tú y no hay una forma “correcta” de responder a la pérdida.

Hay literalmente 37 conjuntos de factores que influyen en el dolor de cualquier persona. Se combinan para hacer que tu pérdida particular sea distinta a la de los demás—¡incluso diferente de la de los demás en tu propia familia que están de luto por la pérdida de la misma persona! Aunque una persona haya muerto, usted y cada una de las personas que están de luto realmente viven pérdidas distintas. Esto se debe a que ninguna persona puede tener exactamente la misma relación con otra persona, y es la pérdida de esa relación específica la que se lamenta cuando la persona muere. Además, es porque no hay 2 personas que traigan a una situación las mismas fortalezas y debilidades, las mismas experiencias pasadas o el mismo condicionamiento social y cultural.

El duelo de todos está determinado por:

  • La naturaleza y el significado de su relación particular con la persona que murió.
  • Sus propias características personales y su historia de vida.
  • Los aspectos específicos de la muerte de su ser querido.
  • La situación social que los rodea.
  • Su estado físico.

Teniendo en cuenta todas las cosas que determinan las reacciones de una persona, podrá ver por qué no hay absolutamente ninguna manera en que alguien más pueda llorar o lamentarse de la misma forma que usted. Por esta razón, tampoco hay una forma correcta de responder a la pérdida. Si bien hay algunos procesos comunes que las personas deben atravesar para aprender a vivir saludablemente con una pérdida importante, todos los abordarán de esta forma única.

Sugerencias:

  • No permita que nadie le diga cómo debe vivir su duelo y luto.
  • Tenga cuidado al comparar sus experiencias con las de los demás.

Principio #2: Está lidiando con más de una pérdida.

Con la muerte de su ser querido, sufre mucho más que una simple pérdida. Las pérdidas que conllevan o se desarrollan como consecuencia de la muerte de su ser querido se conocen como pérdidas secundarias.

No son necesariamente secundarios en términos de la importancia que tienen para usted, solo en términos de que dependen de la muerte de su ser querido. Las pérdidas secundarias, como cualquier otra pérdida, pueden ser físicas (por ejemplo, la pérdida de una casa porque ya no puede pagarla) o psicosociales (por ejemplo, la pérdida de una relación). Parte del duelo por su ser querido significa identificar y lamentar las inevitables pérdidas secundarias que se desarrollan para usted como consecuencia de la muerte de su ser querido.

Pérdidas secundarias:

  • La pérdida de los roles que su ser querido jugó específicamente para usted (por ejemplo, cónyuge, mejor amigo, pareja sexual, confidente, cocinero, compañero de parentalidad, compañero de viaje).
  • La pérdida de sentido y satisfacción del rol que jugó en la vida de su ser querido.
  • La pérdida de todas las esperanzas y sueños que tuvo para y con esa persona.

Pérdidas secundarias en su mundo supuesto

Es importante destacar que las pérdidas secundarias también pueden ocurrir en lo que se conoce como su mundo supuesto. Este es el conjunto único de expectativas, suposiciones y creencias que anteriormente tenía sobre la vida, las formas en que funciona, los asuntos espirituales y la existencia de sus seres queridos. Con la muerte de su ser querido, usted pierde todas las suposiciones, expectativas y creencias que se basaban en que su ser querido estaría vivo (por ejemplo, “siempre estará a mi lado si lo necesito” o “ella me hará abuelo”).

Otros elementos más generales, pero muy importantes, de su mundo supuesto que no conciernen a la existencia de su ser querido también pueden ser socavados o violados por la muerte de su ser querido. Por ejemplo:

  • su creencia en Dios
  • su seguridad en el mundo
  • sus expectativas acerca de que la vida sea predecible y justa

Estas son pérdidas secundarias adicionales con las que debe lidiar más allá de la pérdida de esa persona.

Sugerencias:

  • Con el tiempo, identifique las pérdidas secundarias que le llegan como resultado de la muerte de su ser querido para que pueda lamentarlas—son parte de su duelo.
  • Trabaje para revisar su mundo supuesto en la medida en que sus elementos ya no sean válidos o que hayan sido destrozados por la muerte de su ser querido.

Principio #3: No subestime su duelo.

No debe subestimarse la profundidad y amplitud de sus agudas reacciones de duelo ante la pérdida de su ser querido.

Cualquier respuesta de duelo expresa una o la combinación de 4 cosas:

  • Sus sentimientos de pérdida y las carencias que causan (por ejemplo, tristeza, depresión, culpa).
  • Su resultado en la pérdida, y su deseo de deshacerlo y que no sea cierto (como enojo, “búsqueda” de su ser querido fallecido, preocupación por esa persona).
  • Los efectos personales causados por el asalto de esta pérdida sobre usted (por ejemplo, miedo y ansiedad, desorganización y confusión, falta de bienestar físico).
  • Sus comportamientos personales estimulados por cualquiera de los anteriores (incluidos, entre otros, el llanto, el aislamiento social, el incremento en el uso de drogas y alcohol).

Puede vivir su duelo:

  • Psicológicamente en sus sentimientos, pensamientos, deseos, percepciones e intentos de afrontarlo.
  • A través de tu comportamiento.
  • En sus respuestas sociales hacia los demás.
  • A través de su salud física.

Un duelo agudo en los primeros días, semanas y meses a menudo sorprende a los que están de luto porque

  • puede ser inesperadamente intenso
  • puede hacerlo sentir muy diferente que antes
  • puede sobrecargar sus mecanismos normales para sobrellevar la situación
  • a veces puede hacerlo sentir totalmente adormecido
  • típicamente involucra muchos aspectos más de su vida de lo que hubiera esperado

Por ejemplo, es posible que le sorprenda descubrir que, aunque pudo haber supuesto que tendría muchas reacciones emocionales ante la muerte de su ser querido, no anticipó que tendría dificultades para recordar lo que necesitaba comprar en la tienda o incluso cómo llegar a ella. Puede sorprenderse al descubrir que su pensamiento, que normalmente era claro, ha disminuido, que su disposición alegre habitual ha desaparecido temporalmente, que su preocupación por los demás se ha evaporado en este momento o que sus capacidades para tomar decisiones por ahora ya no están. El trabajo o las actividades personales en las que había estado involucrado durante años pueden parecer extrañas y pueden requerir mucho esfuerzo personal, si es que puede reunirlo. Estas y una variedad infinita de otras reacciones ilustran que con la muerte de su ser querido, durante un período de tiempo, su mundo—y su experiencia en él—es más diferente de lo que nunca antes lo había sido.

Sugerencias:

  • Recuerde que este es un proceso y no un estado en el que permanecerá atrapado. Dese permiso para expresar sus reacciones de una manera que le funcione.
  • Reconozca que sus reacciones pueden ser muy diversas y diferentes de lo que había anticipado, a menudo haciéndolo sentir muy diferente de su yo habitual.

Principio #4: El duelo no solo afecta sus emociones.

El duelo no significa que solo estará triste. Es un mito que el duelo afecta solamente sus sentimientos. El duelo es una experiencia de la “persona completa”, y probablemente notará que afecta la mayoría o todas las áreas de su vida. Algunas personas pueden sobrellevarlo mejor en algunas áreas que en otras (por ejemplo, es posible que pueda controlarlo cuando está en el trabajo, mientras que tenga más dificultades para hacerlo en casa). Sin embargo, hay muchas personas en duelo que tienen dificultades en todos los ámbitos de su vida.

También es un mito que la tristeza es la única emoción que vivirá. Hay muchos otros sentimientos que pueden venir con la pérdida de un ser querido.

Otros sentimientos que pudiera tener incluyen:

  • ansiedad
  • impotencia
  • sentirse abrumado
  • miedo
  • anhelo por su ser querido
  • enojo
  • impaciencia
  • culpa
  • depresión
  • frustración
  • soledad
  • sentimientos de irrealidad
  • abandono
  • miedo a volverse loco
  • alivio

También puede experimentar:

  • incredulidad
  • confusión
  • concentración deficiente
  • desorganización
  • sentimientos de irrealidad
  • adormecimiento
  • obsesión con su ser querido
  • tensión
  • evitar cosas asociadas con la muerte
  • pensamientos intrusivos y recuerdos
  • angustia espiritual
  • concentración deteriorada
  • inquietud o agitación
  • una sensación de falta de sentido

A veces puede sentirse desconectado de otras personas con las que ha estado cerca anteriormente. En otras ocasiones, puede preguntarse “¿de qué sirve?” y desear morir también. Si bien estos no son anormales en abstracto, si considera seriamente suicidarse o no se cuida adecuadamente a sí mismo de tal manera que corra el riesgo de morir debido a una enfermedad o lesión, entonces debe buscar ayuda profesional.

Cambios de comportamiento

Además, puede esperar que su comportamiento se vea afectado por un tiempo. Entre muchas reacciones posibles, puede ver que responde a los demás de manera diferente a como lo hacía antes. Su comportamiento podría ser más desorganizado y podría tener poco interés en las cosas que anteriormente le preocupaban. Puede llorar o, por otro lado, no tener la capacidad de derramar una lágrima. Podría tener problemas para dormir y cambios en su apetito; desarrollar problemas temporales en su funcionamiento personal, social y laboral; y agotarse físicamente o tener síntomas médicos específicos que indican estrés, depresión y ansiedad. La falta de sensación de bienestar es común. Debe tener en cuenta que la pérdida de un ser querido lo deja susceptible a enfermedades y lesiones. Como resultado, necesitará estar al pendiente de usted mismo y cuidarse, incluyendo tener una adecuada atención médica.

Sugerencias:

  • Espere verse afectado en todas o en muchas áreas de su vida.
  • Asegúrese de tener asistencia médica adecuada para tratar las reacciones que son de naturaleza médica y busque asistencia de salud mental si está siendo suicida, autodestructivo o si le preocupa que sus reacciones sean anormales.

Principio #5: Lleva tiempo

Su duelo profundo implica tener que aprender gradualmente la realidad de la pérdida de su ser querido, y apreciar que no puede captar ese hecho o sus implicaciones sin el tiempo y las experiencias suficientes que le “enseñen”. Intelectualmente, puede saber de inmediato que su ser querido ha muerto. Sin embargo, lleva mucho más tiempo reconocer verdaderamente esta realidad e interiorizarla para poder entenderla.

24 horas al día, 7 días a la semana

Incluso si no es una muerte repentina, pero particularmente cuando lo es, debe aprender que su ser querido ya no está aquí, haciéndolo a través de sus experiencias de enfrentarse al mundo en su ausencia. Esto significa que el duelo y el luto se enfocan no solo en sus sentimientos, sino también en que comprenda que su ser querido ha muerto y en que le haga sentido esa realidad.

La lección

Cada vez que quiere y necesita estar con su ser querido—para ver, tocar, oír, saborear u oler a esa persona—y se siente frustrado por su deseo de hacerlo, “aprende” una vez más que su ser querido ha muerto. En un duelo agudo, cada punzada de dolor, cada puñalada de dolor cuando no se cumple su expectativa, deseo o necesidad de su ser querido, le trae otra “lección” de que su ser querido ya no está aquí. Desea resistirlo y que la “lección” no sea cierta. Como un hábito al que no se quiere renunciar, no quiere dejar de tener a tu ser querido en su vida.

A través del tiempo

Después de innumerables ocasiones de experimentar una necesidad no correspondida de reunirse con ese ser querido, aprende a no necesitar a esa persona de la misma manera que antes. Este no es un evento de todo o nada. Es un proceso en el que tiene habilidades fluctuantes para captar la realidad de la muerte. Esto ocurre hasta que en algún momento se convierte en un entendimiento permanente para usted, a pesar de sus deseos contrarios.

Sugerencias:

  • Comprenda que gran parte del dolor de su duelo proviene de tener que “aprender” continuamente durante un período de tiempo, que su ser querido ha muerto.
  • Espere que le tome varios meses, o en el caso de una muerte repentina, un par de años, antes de que pueda comprender de verdad y de manera permanente que su ser querido se ha ido y comprender las implicaciones que tiene eso (mientras tanto, fluctuará en su comprensión).

Principio #6: El duelo no es lo mismo que el luto.

Necesita hacer más para sobrellevar la muerte de su ser querido que simplemente expresar sus sentimientos. Si bien muchas personas usan indistintamente los términos duelo y luto, tienen diferentes significados y sus distinciones tienen importantes implicaciones para usted.

Duelo vs. luto

  • El duelo es el proceso de vivir sus reacciones ante su pérdida.
  • Por el contrario, el luto es lo que hace para sobrellevar esa pérdida que está en su vida.

Mientras que el luto comienza con la expresión de sus reacciones de duelo, debe incluir mucho más. Esto se debe a que simplemente expresar sentimientos no logrará lo que necesita hacer—que es hacer los cambios internos y externos necesarios para poder incorporar esa pérdida a su vida diaria y aprender a vivir con ella.

El luto exige que con el tiempo realice una serie de reajustes para enfrentar, compensar y adaptarse a sus pérdidas.

Para estar de luto, tendrá que reorientar:

  • a usted mismo en términos de su relación con su ser querido fallecido (tiene que pasar de una relación física de aquí y ahora a una relación abstracta).
  • a usted mismo (debe hacer los cambios que la muerte ha hecho necesarios en su mundo supuesto y en su identidad).
  • a su ser en el mundo externo (necesita aprender a vivir de manera saludable en el nuevo mundo sin su ser querido).

Un luto saludable también significa que vuelve a aprender el mundo en ausencia de su ser querido y que reconstruye el significado en su vida a la luz de esta muerte y de lo que le ha traído. Por todas estas razones, simplemente expresar su dolor sin realizar los cambios necesarios para adaptarse a la pérdida en su vida es simplemente insuficiente para hacer frente a una pérdida importante.

Sugerencias:

  • Exprese sus reacciones de duelo, pero reconozca que hay más trabajo por hacer.
  • Con el tiempo, trabaje para hacer los reajustes necesarios en su relación con su ser querido, en usted mismo y en sus formas de estar en el mundo externo para que pueda integrar esta pérdida en su vida.

Principio #7: Las circunstancias de esta muerte tendrán una profunda influencia en usted.

Uno de los elementos más fuertes que influyen en su duelo y luto es el tipo de muerte que tuvo su ser querido.

La muerte repentina

En la medida en que la muerte es repentina e imprevista, tendrá un tipo de traumatización personal junto con su duelo. Esto viene de que la muerte lo sorprendió desprevenido y sin preparación. Tal muerte es a menudo impactante, alarmantemente inquietante y espantosamente angustiante. Actúa para aumentar los problemas y la angustia que tiene con la pérdida, mientras que al mismo tiempo disminuye temporalmente sus capacidades de afrontamiento y funcionamiento psicológico. Básicamente, tiene más con qué lidiar y menos recursos para ayudarlo a hacerlo.

Además, la muerte repentina le deja con:

  • reacciones emocionales intensificadas
  • no hay oportunidad de decir adiós ni de terminar asuntos emocionales pendientes
  • mayor incredulidad
  • un enfoque en lo que estaba sucediendo en la relación en el momento de la muerte
  • una tendencia a revisar obsesivamente los eventos que la provocaron

Si cree que la muerte de su ser querido se podía prevenir, puede sentir la necesidad de determinar la responsabilidad y garantizar un castigo apropiado para los que se consideran culpables.

Una enfermedad mortal

Perder a un ser querido de una enfermedad mortal lleva sus propios problemas a su duelo. Es posible que haya sufrido un tipo especial de traumatización con la angustia de separación provocada por haber sido testigo de la muerte de su ser querido. Puede tener una traumatización aún mayor si estuvo expuesto a estímulos terribles (como imágenes, olores, sonidos) durante la enfermedad o si se enfrentaron con emociones abrumadoras (como ansiedad, culpa, pena, depresión, ira, impotencia) y/o demandas conflictivas (por ejemplo, cuidar de su ser querido que está muriendo mientras intenta estar al pendiente de otros miembros de la familia).

Si, durante la enfermedad, tuvo el comprensible deseo de que terminara o si rezó por respiro y alivio, después de la muerte puede sentirse culpable si no aprecia la normalidad de esto. La duración, el curso y las demandas específicas de la enfermedad pueden haberlo agotado psicológica, social, física y financieramente. Es posible que no sepa qué hacer con su vida ahora que ya no es el cuidador de una persona que está muriendo.

Sugerencias:

  • Si su ser querido murió repentinamente, obtenga ayuda para enfrentar la traumatización personal que vivió y las reacciones adicionales que tiene.
  • Si su ser querido murió a causa de una enfermedad, desarrolle una apreciación precisa de cómo la enfermedad puede afectar a los que quedan atrás y busque maneras de reincorporarse al mundo si dedicó gran parte de su tiempo a cuidar de esta persona.

Principio #8: Su duelo no se desarrollará en una secuencia fija.

Sus reacciones de duelo no necesariamente disminuirán consistentemente con el tiempo o terminarán en un año, y no volverán a surgir una vez que disminuyan. A pesar de las ideas populares contrarias a esto, no hay una serie estándar de etapas a través de las cuales debe pasar su duelo. Ciertamente, algunas reacciones preceden a otras (por ejemplo, si no reconoce la realidad de su pérdida, entonces no tiene nada que lamentar). Sin embargo, en su mayor parte no hay una secuencia rígida que se desarrolle. Junto con esto, no es cierto que las reacciones de duelo necesariamente disminuyan en intensidad en una línea recta a lo largo del tiempo.

Los altibajos

Dependiendo de las circunstancias de la muerte de su ser querido y de su propia situación de luto, su duelo puede fluctuar enormemente. Puede tener altibajos, giros, y ausencias y presencias de diferentes reacciones a medida que pasa el tiempo. A menudo, las personas en luto pueden creer incorrectamente que hay algo mal con ellos cuando se sienten peor después de sentirse mejor por un tiempo. Muchas veces, esto simplemente refleja que están saliendo de su conmoción, su creciente conciencia de la realidad de la muerte o el hecho de que otros no están ofreciendo apoyo como lo habían hecho antes.

Debido a que los diferentes duelos tienen patrones tan diversos, es importante que obtenga información precisa antes de asumir que usted no es normal porque sus reacciones no disminuyen constantemente.

Hay otros 2 mitos sobre las reacciones de duelo.

1. Deberían haber terminado en un año.

No hay nada mágico en el período de un año que tantas personas creen incorrectamente que debiera marcar el final de su duelo. Sus reacciones de duelo se calmarán cuando llegue el momento de que lo hagan en su situación particular, no solo porque hayan pasado 365 días. Para algunas personas en luto, esto habrá sido tiempo suficiente; para otros, no habrá sido así.

2. Una vez que las reacciones agudas de duelo desaparezcan, no volverán a aparecer.

Incluso después de que sus reacciones agudas de duelo hayan desaparecido, puede haber muchas ocasiones en el futuro en que ciertas experiencias catalicen lo que se denomina “posteriores aumentos temporales de duelo” o reacciones STUG, por sus siglas en inglés. Estos son breves períodos de duelo agudo por la pérdida de su ser querido que son estimulados por algo que destaca la ausencia de su ser querido y/o resucita recuerdos de la muerte, de su ser querido o de sus sentimientos acerca de la pérdida. Todos pueden esperar vivir algunos de estos después de la pérdida de un ser querido. Si bien a veces pueden señalar problemas, con mucha frecuencia simplemente forman parte de la vida normal después de la pérdida de una persona amada.

Sugerencias:

  • Dese permiso para que tus reacciones se desarrollen sin pensar automáticamente que está retrocediendo si se siente peor después de sentirse mejor.
  • Incorpore en su visión a largo plazo que sus reacciones de duelo pueden durar más de un año y que habrá momentos, mucho después de que haya dejado de sufrir profundamente, de que sus reacciones de duelo serán resucitadas temporalmente por los acontecimientos en la vida. Esta es una parte normal de vivir con la pérdida de un ser querido.

Principio #9: Un luto sano no significa “dejar ir” a su ser querido fallecido.

En nuestra sociedad, hay un curioso fenómeno social. Por un lado, tenemos relaciones con personas muertas todo el tiempo. Aprendemos sobre personas muertas en la historia, estamos influenciados por ellos en filosofía y nos conmueven en las artes. Celebramos las festividades para recordarlas, dedicamos edificios en su honor y visitamos museos para ver cómo vivían. Prácticamente en todos los aspectos de nuestras vidas, estamos en una “relación” con los muertos.

El doble estándar

Sin embargo, por otro lado, se nos dice que tenemos que “seguir viviendo” y “dejar ir y olvidar el pasado”. Parece que en la sociedad occidental es aceptable tener una relación con una persona muerta siempre y cuando no conozcas a ese individuo personalmente. Esta es la razón por la que podría ser criticado por mostrar una determinada fotografía de su ser querido fallecido, pero es permisible tener la cara de la princesa Diana en una placa conmemorativa colgada en la pared. Claramente, hay un doble estándar.

No tiene que olvidar a la persona que amó y perdió. Para estar en un luto sano no significa que tenga que cortar todos los lazos con su ser querido fallecido. Los lazos que deben cortarse, con el tiempo, son aquellos que lo han unido a su ser querido cuando él/ella estaba vivo y aquellos que conectan a las personas vivas entre sí. Por ejemplo, no es apropiado que espere continuamente que su ser querido fallecido lo cuide ahora como lo hizo en el pasado. Puede tener una conexión sana con su ser querido, aunque esa persona haya muerto, siempre que esa conexión sea tal que:

  • reconoce realmente la realidad de la muerte de su ser querido y cuáles son sus implicaciones para usted
  • no le impide avanzar de forma adaptativa en su nueva vida

Cómo tener conexiones saludables con su ser querido fallecido:

  • hable sobre esa persona
  • actúe sobre sus preocupaciones y valores
  • piense en él/ella
  • considere sus sentimientos y perspectivas sobre asuntos cuando las acciones son necesarias
  • identificación apropiada con su ser querido
  • utilice objetos tangibles (como fotografías, videos, recuerdos, prendas de vestir, posesiones preciadas o joyas) para que sean una marca simbólica de su existencia en su vida
  • rece a su ser amado
  • recuerde activamente memorias
  • disfrute y aprecie la vida por haberlo conocido y amado
  • emprenda acciones para asegurarse de que sea recordado y/o que algo significativo salga de su muerte

Sugerencias:

  • Descubra formas sanas y personalmente significativas para usted en las que pueda mantener las conexiones adecuadas con su ser querido, reconociendo que otros pueden pensar que esto no es sano.
  • Si es importante para usted, busque maneras de tomar medidas que puedan mantener constructivamente viva la memoria de tu ser querido.

Principio #10: Otros no lo entenderán.

Otros no necesariamente entenderán por lo que está pasando ni sabrán cómo llegar y apoyarlo. A pesar del hecho de que las personas han perdido seres queridos desde el principio de los tiempos, la raza humana no siempre es muy efectiva para consolar y apoyar a las personas en duelo. Esto significa que a pesar de que usted es el que está de luto, y tal vez esté extremadamente abrumado y agotado, a menudo tendrá que convocar la energía para educar a quienes lo rodean sobre lo que está viviendo y cómo pueden ser útiles para usted. Además, debido a la cantidad de información errónea sobre el duelo y el luto, debe ayudar a estas personas a deshacerse de las ideas incorrectas para que puedan incluir las más precisas.

Esto no es para desanimarlo, sino para permitirle entender mejor por qué algunas personas pueden no estar haciendo lo que usted necesita y por qué su expectativa puede ser tan inexacta. La mayoría de los errores cometidos por otros, que lo lastiman, provienen de una combinación de malentendidos de las personas sobre su experiencia y de tratar de protegerse a sí mismos del conocimiento de lo que está pasando porque es demasiado doloroso y aterrador para ellos.

Sugerencias:

  • Pida lo que necesita de los demás.
  • No espere que otros sepan cuáles son sus necesidades y cuáles deberían ser sus límites.

Principio #11: No ignore a los niños.

Porque los niños no responden exactamente como los adultos no significa que no necesiten que se les dé información sobre la muerte o que se les incluya en las actividades de la familia y las discusiones al respecto. Consistentemente, la gente subestima las necesidades de sus hijos cuando se trata del duelo.

Supuestos incorrectos sobre los niños en duelo:

  • No entienden
  • No necesitan involucrarse.
  • Fácilmente pueden ser ignorados sobre el tema.
  • Son relativamente ajenos a la angustia sutil y no tan sutil de los demás.
  • No piensan ni se preocupan por la muerte y cuáles son sus implicaciones para ellos y sus seres queridos.

Con demasiada frecuencia, esto provoca que los niños no reciban la comunicación, la información y el apoyo necesarios que podría ayudarlos a lidiar con su propio duelo y luto y el de los demás.

Si bien es cierto que los niños son en muchos sentidos diferentes a los adultos y requieren que los adultos respondan a sus necesidades de duelo de acuerdo con sus niveles particulares de desarrollo, también es cierto que los niños y los adultos comparten muchas cosas en común. Entre estos se encuentran la necesidad de que se reconozcan sus pérdidas y de contar con el apoyo y los recursos que mejor puedan ayudarlos a enfrentar sus reacciones ante la muerte de su ser querido.

Edúquese a sí mismo

Está más allá del alcance de este artículo educar en profundidad sobre las necesidades y experiencias de los niños en duelo. Baste decir que es crucial que los adultos que cuidan a los niños en su vida estén al tanto del problema sobre el duelo en la infancia y respondan apropiadamente a ellos. De lo contrario, podría interferir no solo con un luto sano, sino también con el desarrollo saludable del niño en general. También es fundamental que los adultos sepan que uno de los determinantes más importantes del duelo y del luto de un niño es cómo los adultos que cuidan a un niño se ven afectados por su propio duelo. Por estas razones, es importante que busque información sobre niños en duelo y cómo ayudarlos con un médico, una persona del clero, un consejero, un director de funeraria o un educador bien capacitados. A menudo, los grupos de apoyo de buena reputación también tienen esta información.

Sugerencias:

  • Opere sabiendo que los niños pasan por un duelo y luto, y que necesita encontrar las formas más efectivas de apoyarlos.
  • Incluya adecuadamente a los niños en rituales (como funerales, servicios de recuerdo y ceremonias religiosas), actividades familiares y conversaciones relacionadas con su ser querido fallecido, pero asegúrese de hacerlo en niveles que sean adecuados para su edad de desarrollo.

Principio #12: Muchas personas en luto tienen la idea equivocada sobre lo que significa “recuperación”.

Aunque esté en duelo y luto de la manera más sana posible, siempre habrá una cicatriz emocional que marca la pérdida de su ser querido. Aprender a vivir sanamente con esa cicatriz es lo mejor que puede esperar una persona en duelo. Al igual que las cicatrices físicas, la cicatriz de la pérdida de su ser querido revela que ha habido una lesión, pero no tiene que interferir con el funcionamiento actual. Además, al igual que las cicatrices físicas, en algunas ocasiones puede haber dolor (por ejemplo, si se golpea la cicatriz o el clima es malo), pero en general no duele ni pulsa.

La “recuperación” es un término relativo

La “recuperación” después de la muerte de un ser querido debe ponerse entre comillas para ilustrar que es un término relativo. No significa un cierre definitivo en el que complete su duelo y nunca vuelva a salir a la superficie. Habrá numerosas ocasiones a lo largo de su vida en que tenga las reacciones mencionadas anteriormente y éstas pueden ser apropiadas y esperables.

No se trata de un cierre

El cierre es para negocios y cuentas bancarias. No es para una gran pérdida, donde el corazón y la mente normalmente reflejan la idea de olvidar a nuestro ser querido y, en última instancia, buscan aprender a vivir con nuestra pérdida y ajustar nuestras vidas, en consecuencia, en ausencia de la persona que se ha ido, pero que es recordada. Esto no significa que hubiera elegido esta pérdida o que no le hubiera afectado, solo que ya no tiene que luchar contra ella. Lo toma en el sentido de aprender a vivir con él como un hecho ineludible de su vida. Al igual que muchas personas en duelo, usted puede determinar que algo bueno salga de su pérdida. Esta es otra forma de dar un significado positivo a lo que ha sido un evento negativo.

Sugerencias:

  • Busque formas específicas en las que pueda trascender este evento. En otras palabras, trabaje para hacer que algo bueno suceda.
  • En definitiva, integre de forma sana esta pérdida y sus efectos en la historia de su vida, pero conviértala en un capítulo, tal vez el más grande y más profundo, y no en todo el libro, como puede serlo cuando ocurre inicialmente.

 

Recurda que ya esta abierto el curso Online : Duelo_ Superar la pérdida de un ser querido_ Counselling

 

Sobre los Autores

La Dra. Rando es psicóloga clínico en Warwick, Rhode Island, y directora clínico del Instituto para el Estudio y Tratamiento de la Pérdida, que brinda servicios de salud mental a través de psicoterapia, capacitación, supervisión y consulta. Desde 1970, ha consultado, realizado investigaciones, proporcionado terapia, escrito y dictado conferencias internacionales en áreas relacionadas con la pérdida, el duelo, la enfermedad, la muerte y el trauma.

La Dra. Rando tiene un doctorado en psicología de la Universidad de Rhode Island y ha recibido un entrenamiento avanzado en psicoterapia y en consulta médica – psiquiatría de enlace en la Escuela de Medicina de la Universidad Case Western Reserve y los Hospitales Universitarios de Cleveland. La Dra. Rando ha publicado 70 obras pertenecientes a los aspectos clínicos de la tanatología y sirve en los Consejos Editoriales de Death Studies and Omega.

La Dra. Rando ha recibido numerosos premios por sus contribuciones al campo de la tanatología y ha aparecido en numerosos programas de televisión, como “Dateline”, CBS “This Morning”, “Today Show”, “Good Morning, America”, “CNN & Time”, CNBC “Upfront Tonight” y “The Oprah Winfrey Show”. Ha proporcionado comentarios para The Washington Post, The Wall Street Journal, The New York Times, USA Today, Newsweek y US News and World Report, entre muchos otros.

Fuente: Aquí

Publicado por Psicología transpersonal - Terapia Holística - Duelo

Hola, Bienvenido / Bienvenida Soy Alejandra León Te acompaño amorosamente a sanar e integrar las partes rotas de tu ser. Un viaje en el que combino la Psicología Transpersonal, las Terapias Holística y mis dones de Sanación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: