Familias Vergonzantes


Ayer en un grupo de facebook pedía una donación para una persona definida como : vergonzante.

Me quedé perpleja ante la “categorización”

Para mi desconocimiento, pregunté y me encuentro con esto:

¡Qué son Familias Vergonzantes?

Familias vergonzantes son aquellas que si bien han tenido una estabilidad económica y alguna vez lo tuvieron todo, actualmente no tienen nada y no se atreven a pedir ayuda pues su posición social hace que cause vergüenza dentro de su círculo, por ello viven en una pobreza oculta sin saberlo puede ser su vecino o una familia del compañero de su hijo del colegio.

Es que esta situación es tan antigua “que en el siglo veintiuno, entre los vergonzantes, hizo carrera la frase: comer boñiga pero eructar pollo”. En la Segunda Guerra Mundial, mientras Hitler bombardeaba a Berlín, fueron los primeros vergonzantes quienes se ocultaron para “gorriar” la comida, intercambiar maquillaje y prestarse ropa.

Un Fenómeno que al parecer crece y crece.

Detrás de la tragedia que pueda vivir cada persona y cada familia en este escenario, me quedó pensando:

1. La necesidad de cambiar patrones mentales que dan valor únicamente a lo que se tiene, el éxito, el lujo, etc.

2. La necesidad de trabajar la pérdida, el fracaso, el duelo en términos de “haber tenido y ahora no”, junto con todos los duelos anexos o secundarios, por ejemplo: cambiar de estrato social, la perdida de amigos, clase, posición, estatus, relaciones, vínculos, “poder”, entre otros.

3. La necesidad de elaborar nuevos procesos de adaptación y cambio.

Detrás de este fenómeno debe haber todo tipo de historias y experiencias; hombres y mujeres intentando sostener una “imagen” que se quiebra y se rompe por dentro”. Me viene la metáfora de mantener una casa con vigas rotas o como las fachadas que en ocasiones se ven en Madrid,  apuntaladas para mantener únicamente la parte de afuera. La diferencia es que aquí los que apuntalan y sostienen son personas de carne y hueso.

¿Qué hace que se mantengan allí? Razones miles, sin duda.

Miedos, todos.

¿Qué podemos hacer?

Aprender que detrás de todo esto hay una persona, un ser humano. Creo que es una de las caras que nos muestra el coronavirus, no es para los más pobres o desfavorecidos como ha ocurrido en otras pandemias, la peste española y otros momentos de la historia.

Aprender que más allá de una etiqueta, de un número que designa a que clase social perteneces, HAY UN SER HUMANO.

Juzgar desde afuera es fácil, todos podemos poner conjeturas ante una situación como esta, pero ¿qué significa para una persona la pérdida?, esa es parte de la clave, el SIGNIFICADO. Eso que necesitamos aprender a escuchar en medio el duelo.

Una reflexión de lunes mientras tomo mi café

Gracias por leerme

Publicado por Psicología transpersonal - Terapia Holística - Duelo

Hola, Bienvenido / Bienvenida Soy Alejandra León Te acompaño amorosamente a sanar e integrar las partes rotas de tu ser. Un viaje en el que combino la Psicología Transpersonal, las Terapias Holística y mis dones de Sanación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: