Paren el mundo que me quiero bajar


Soy solo yo, o tu también tienes la sensación que todo se está moviendo de un modo vertiginoso, que como diría Quino a través de Mafalda: “Paren el mundo que me quiero bajar”

Ayer leía que a nivel astrológico estamos en momento de cerrar un ciclo que abrimos aproximadamente hace 6 meses. Y si hacemos la vista atrás, ya que estamos moviendo la energía de otoño, ufff, madre mía, este tiempo nos ha dejado un tsunami interior y exterior, se nos ha movido todo, pero especialmente lo que tiene que ver con las relaciones, con los otros y con nosotros mismos.

Este ha sido y sigue siendo un tiempo para encontrarnos frente a frente con  nuestros miedos; las heridas de la infancia que no habían sido sanadas han vuelto a abrirse para que dejemos de poner parches y curitas  y finalmente nos decidamos  parar, observarnos y  sanar todo lo que tiene que ver con nuestras heridas, nuestra personalidad quebrantada.

Sin duda, es un momento en el que necesitamos poner luz, no solo por y para nuestros muertos, sino para todo lo que está muriendo en nosotros; luz para iluminar nuestras sombras, para transitar “la noche oscura” en la que nos encontramos. Cada uno a su manera.

Este tiempo de interiorización, al unísono que lo hace la naturaleza en este espacio del planeta que nos lleva hacia adentro, al ermitaño. Tiempo de  plantearnos nuestra existencia, nuestras vida, conectar con nuestras verdaderas pasiones, observar nuestras luchas internas y externas. Es y seguirá siendo un tiempo en el que las viejas estructuras se van cayendo  y saldrá a la luz todo aquello que estaba “bajo el tapete de nuestras emociones ya sea a nivel personal, de pareja, de familia, de trabajo.

La incertidumbre del ambiente, se refleja no solo en una conmoción interna, sino en la rabia personal y colectiva acumulada, lo que se puede convertir en una bomba de relojería. Te sugiero verla, respirar y sobre todo no tomar decisiones en caliente (esto nunca debemos hacerlo), pero en este tiempo, mucho menos. La energía esta revuelta como el día, así que las decisiones tomadas de prisa y corriendo pueden ser devastadoras.

Para

Observa

Acepta el momento de caos interno y externo

Respira

Ver como nuestras estructuras se caen o como digo en terapia “las bases de tu casa emocional” están frágiles, fragmentadas, oxidadas, rotas o dañadas, es una gran oportunidad para remangarnos, ponernos las botas del trabajo interior, transfórmanos. Es tiempo de dejar caer aquello que ya no necesitas o que definitivamente no aporta, no construye, tiempo de soltar aquellas estructuras viejas obsoletas que has mantenido por miedo, costumbre, te dijeron que debías sostener, etc.

Recuerda

Los viejos sistemas ya no nos pueden sostener como personas, colectivo, especie. Algo tiene que cambiar y está en manos de cada uno aportar nuestro granito de arena, de mostaza o de sal.

Que tengas un feliz viernes.

🌎

|Consultas online contacto@alejandraleon.com

Un espacio de escucha, acompañamiento y sanación desde la Psicologia Transpersonal y la Terapia Holística

Publicado por Psicología transpersonal - Terapia Holística - Duelo

Hola, Bienvenido / Bienvenida Soy Alejandra León Te acompaño amorosamente a sanar e integrar las partes rotas de tu ser. Un viaje en el que combino la Psicología Transpersonal, las Terapias Holística y mis dones de Sanación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: