Archivo de la categoría: SANACION CON LOS ANCESTROS

Necesitas perdonar

 

Aprender a perdonar

Aprender a perdonar

 

Ayer en la última sesión del día, trabajamos con “María” en la definición de  qué necesita hacer para sanar.

La sesión anterior le había planteado la pregunta:

¿Qué estas dispuesta a hacer para ello?

Y al entrar, nada más sentarse, su frase fue: me di cuenta que necesito perdonar, PERdONARME y Perdonar (a lo que siguio una lista de todas las personas que ella sentía tenía “atadas” emocionalmente en su dolor).

Quizá tú, estés viviendo en alguna especie de “cárcel emocional” como la que ha estado viviendo  María. Esa carga emocional  convertida en síntoma, en sobrepeso, en auto-agresión.

Necesitas perdonarTE?

Necesitas perdonar a alguien más?

Quieres compartir aquí qué vas a perdonar

 

Te propongo:

  • Compartir este post  con tus amigas,
  • Con tus amigos,
  • Con aquella persona que sientes necesitas reconciliar, perdonar, soltar.

 

Hazle saber a los que te rodean que estás perdonando,

que estas liberandote

 es el mejor regalo que puedes darte!

 

 

Saber perdonar, soltar y pasar página olvidar es una muestra de amor con nosotros mismos.

Muchas personas  viven esclavizadas por el pasado.

 La situación ya pasó, dejó de existir, pero sigue viva en sus mentes.

Abre tu corazón, sé generoso, libérate de ese pesar, perdona y pasa página.

Esto te permitirá vivir cada momento presente en paz

 

Quienes conocer algunas  claves para aprender a perdonar, sigue el enlace

 

Estas viviendo un proceso de cambio y necesitas una guía, una mano amiga que te ayude a mejorar tu vida, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto.

Gracias por leerme, escucharme  y compartir

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / videos  aquí

 

Recibe las bendiciones de tus ancestras

Dar y Recibir

La importancia del volver al origen

No te mueras con tus muertos

Claves para sanar nuestro Linaje Femenino

Un post de Alejandra León Terapia Holística 

13 de Enero de  2014

Sanando el linaje materno en Madrid

Reconociendo la fuente de nuestro  Origen

Cuando estamos trabajando en los linajes femeninos, nos adentramos a un mundo de comprensión  del dolor, la angustia, los miedos y todas las cargas que traemos a través de las generaciones anteriores.  Acercarnos desde esta perspectiva, nos permite ver que mucho de lo que llevamos con nosotras  no es nuestro,  quizá mucho sea de nuestra madre, de nuestra abuela, de la bisabuela… por ello ir  deshilando la manta de los recuerdos nos lleva al camino del reconocimiento, sanación y perdón. Para mí, tres palabras clave  de la constelación y el encuentro con nuestro linaje femenino.

Somos herederas de los traumas y el sufrimiento de todo nuestro linaje, de creencias y patrones emocionales que nos empujan a vivir una vida que no es la nuestra y que a veces nos provoca dolor y dificulta el vínculo que tenemos con nuestra MADRE.

Ellas, las mujeres de nuestro pasado se manifiestan en nosotras a través del palpitar de nuestro útero. Esta Vasija Sagrada contiene las aguas de todas las emociones, suyas y nuestras. Hemos de aprender a sentir y reconocer para dar paso a la elección de aquello que queremos que se quede con nosotras y de aquello que decidimos perdonar,  sanar o soltar.

Cómo empezar?

Escribe,

Escribe una carta a tu madre.
(tanto si esta presente en  tu vida o haya dejado su cuerpo físico o nunca la hayas conocido)

Toma un papel y lápiz y escribe una carta a tu madre en donde le contarás aquello que sientes en lo más profundo de tu ser. (Te sugiero que no lo hagas en la compu, o en la tablet, no tiene el mismo efecto)

 

Anímate a escribir lo que dicte tu cuerpo,

tu corazón,

tu voz,

tus lágrimas, 

tus inquietudes,

tus anhelos,

tus incertidumbres,

tus vacíos,

tu andar.

Déjate sentir lo que hay allí, lo que te salga, sin distorsionarlo ni juzgarlo; que tu mente no tape tu corazón. Esos sentimientos no son buenos ni malos, son lo que son, no los frenes,  deja que fluyan con las lágrimas, las risas y los recuerdos.

Este hecho hace parte de un  “acto sanador”, ya que traes a la luz aquello que ha estado en las penumbras o en las sombras.

Cuando sientas que las emociones han tomado forma,  comparte con alguien  de confianza tu carta,

léela con tu grupo de amigas, con tu círculo de mujeres,  con tu espacio de meditación, en tu terapia de sanación femenina.

Recuerda que tú estás aquí, porque tu madre te parió;
y a tu madre la parió tu abuela;
y a tu abuela la parió tu bisabuela;
y así atrás y más atrás en el tiempo.

En este segundo “acto sanador” ocurren a lo menos dos cosas:

  • Al escuchar tu propia voz, anclas la vivencia en el presente y cada una de las células de tu cuerpo es consciente de la transformación que estás experimentando. Siente tu cuerpo, conecta con cada una de sus partes.
  • Cuando eres consciente de que otra persona te escucha, eliges “brillar con luz propiaalgo dentro de ti se tranforma,  permites que todas las mujeres que te anteceden puedan entrar en tu vida como parte del aquí y ahora, para que sean ellas las que sostienen tu existencia y para que seas tú la que sostiene su existencia (todas somos una).

 

 

Espero que esta información te haya sido útil, y si quieres trabajar tus emociones y creencias. Mejorar tu vida de pareja, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto.

Gracias por leerme y compartir,

Sígueme a través de mis redes sociales

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / postcast aqui

Historias emocionales en nuestro útero

sanación femenina Madrid con Alejandra León

Actualmente se están diagnosticando muchos casos de enfermedades asociadas al sistema reproductor de la mujer, cada vez es más frecuente recibir en consulta mujeres diagnosticadas con miomas, quistes en el útero o en los ovarios, virus de papiloma humano, endometriosis, entre otros.

Cuando les entregan estos diagnósticos, lo más frecuente, por no decir siempre los tratamientos recetado esta asociados a pastillas anticonceptivas, hormonas, criocoagulación y/o extracción del útero en los casos más graves. Es muy poca, casi nula la información y asesoría que se da a la mujer durante el proceso, el tiempo para preguntas es tan breve que al salir de consulta se derivan en un mar de preguntas, aparecen los miedos y cierto tinte de ansiedad. ¿Qué hacer?

Sin embargo, es poco o nada frecuente mencionar las raíces emocionales de estos síntomas y enfermedades. Desde la perspectiva holística debemos recordar que ello suelen ser un reflejo de un conflicto interno que está pidiendo a gritos ser sanado.

Es por esto que el proceso de sanación de la mujer debe ser integral, atendiendo el cuerpo, las emociones, lo psicológico, la alimentación, su árbol familiar, entre otros aspectos.

Ten presente que el síntoma es la forma en la que tu cuerpo se comunica contigo para mostrarte que hay algo que no ha sido visto, que pide ser sanado, tu cuerpo habla, y  en ocasiones lo hace a gritos.

A veces son heridas que se han llevado durante años en la familia, otras mujeres han vivido con ello y por contexto, momento histórico, miedos, etc., ello no ha sido visto o no ha podido ser sanado; sin embargo  esta información pasa a nosotras en nuestra historia, en nuestro cuerpo. Y seguirá pasando así de generación en generación, hasta que alguna mujer de ese linaje familiar de luz a esas heridas y trabaje la sanación.

Hay toda una historia en nuestro útero, por esto se gestan este tipo de síntomas físicos, como decía Francoise Dolto “Lo que calla la primera generación, lo porta la segunda en el cuerpo”. Desde este punto de vista los síntomas y enfermedades son una “invitación” a que observes tu relación con tu feminidad, con tu cuerpo, con tu ciclo menstrual, con el placer, con el sexo, con tu madre, con los hombres, etc.

Cuando una mujer (mamá) nos da la vida, nos trasmite en el útero toda la información, desde heridas emocionales, abortos, duelos no resueltos, etc. El útero es una vasija, en el guardamos la información de todo nuestro linaje femenino.

Por todo esto es importante tomar acción, reflexionar, ser parte activa del proceso, pues estas heridas no se van a sanar solo por el hecho de por sacar tu útero, tomar anticonceptivos, o llenarte de hormonas, esto solo menguará un síntoma físico, más no erradicará del todo la enfermedad. Lo más positivo tanto para ti, cómo para tu linaje femenino, tus hijos, si los tienes o cuando los tengas, es SANARTE desde adentro hacia afuera.

Puedes escuchar el audio de reflexión y sanación   aquí.

 

Basado en un texto de Lina Mejía

 

Espero que esta información te haya sido útil.

Recuerda: Estas viviendo un proceso de cambio y  necesitas una guía, una mano amiga que te ayude a mejorar tu vida de pareja, bienestar y  salud emocional, no  dudes en ponerte en contacto.

Alejandraleon.com

@psico_alejaleon

Recuerda, puedes escuchar mis audios / postcast aqui

 

A %d blogueros les gusta esto: