Archivo de la categoría: Constelaciones Familiares

En 1993 Bert Hellinger, junto con Gunthard Webber y Hunter Beaumont, publicó “Zweierlei Glück. Konzept und Praxis der systemischen Psychotherapie” (Fortuna caprichosa. Concepto y práctica de la psicoterapia sistémica), editado también en inglés (Hellinger et al. 1998). En este libro se reportaban las observaciones empíricas de constelaciones familiares aplicadas en un contexto espacio-temporal, que hasta entonces era algo desconocido para el gran público. En su libro Love`s own thruths (Hellinger 2001), Hellinger comenta que su primer encuentro con las «constelaciones familiares» fue en Estados Unidos, cuando en los años 70 asistió a un taller dado por Ruth McClendon y Les Kadis.1

Bert Hellinger ha tenido estudios como, filósofo,2 pedagogo,2 antropólogo2 y teólogo nacido en 1925. Fue misionero católico en Sudáfrica durante 16 años. Se formó en el psicoanálisis2 en la Escuela de Viena y se encaminó hacia las comunicaciones interpersonales en el último cuarto del siglo XX; así desarrolló su propio modelo de Terapia Sistémica.2

Durante la década de los ochenta “conoció” las leyes a través de la cuales se generan identificaciones y consecuencias trágicas entre los integrantes de una familia.2 Su Teoría de las Constelaciones Familiares, dirigida a la solución, es una de las terapias alternativas para sanar las relaciones en el núcleo de la familia.2

La teoría de las constelaciones familiares toma su nombre de la expresión junguiana3 y es una herramienta con la que se pretende examinar la capacidad determinante de la memoria interpersonal3 y de los sistemas familiares de conducta.3
Técnica

Las constelaciones familiares reconocen que existe una transmisión de conflictos, preocupaciones familiares y comportamientos a través de las generaciones, que determinarán los problemas psicológicos actuales. Esta transmisión es ajena a la genética, se infiere que es más bien cultural, ya que no se puede explicar completamente por la historia de aprendizaje de cada individuo sino que se remonta a su familia de origen como padres abuelos u otros parientes lejanos.

Mamá mi mejor amiga

Qué tiene que ver el dinero con la familia?

Claves para atraer la abundancia a nuestra vida

Conseguir el éxito

5 aspectos a tener en cuenta en el Transgeneracional

5 aspectos a tener en cuenta en el Transgeneracional

Hace algunos días leí un post que hablaba de los errores más comunes cuando se trabaja con el árbol familiar, considero que son aspectos a tener en cuenta en el momento de empezar cualquier proceso terapéutico o de cambio. Te invito a leerlos con atención. Si has iniciado un proceso de trabajo con tus ancestros, quizá te suene alguno de ellos; y si estás pensando iniciar un proceso te invito a tenerlos en cuenta.

 sanación del árbol familiar

  1. Mirar el árbol desde arriba hacia abajo

Algo usual, es encontrarme con personas que cuando se les  pregunto: ¿cuál es el motivo de tu consulta?  Su respuesta es: Uff! Es que mi árbol es muy tóxico… mi árbol tiene muchísimos problemas, es que mi árbol….

El gran inconveniente en esta situación es que la persona es que están mirando su árbol de arriba hacia abajo. Es decir, tienen la creencia que porque a alguien de su familia en el pasado  vivió cierta situación o tuvo alguna enfermedad, a él o ella también le va a ocurrir lo mismo. Cuidado, esto no tiene  que ser así siempre.

Consecuencia: viven con miedo a tener un problema que en la gran mayoría de los casos nunca van a tener.

El miedo a sufrir, es peor que el propio sufrimiento,  con lo cual es muy probable que la persona viva una vida de “sufrir” sin que sea así para él o ella.  O bien, continuamente atraiga o rechace personas, situaciones  que “en su conciencia” relacione con dicha temática.

El transgeneracional tiene sentido profundo  cuando se parte desde un síntoma, ya sea físico, emocional o social. Y es a través de este síntoma que puedes descodificar en el  árbol una historia concreta, y de este modo  plantear  una solución diferente al conflicto vivido por un ancestro, establecer un proceso de sanación y soltar el pasado con profundo amor.

Esto es mirar el árbol desde abajo hacia arriba. Empieza por mí  y va hacia a atrás.

  1. No ver los recursos que me aportan los ancestros

Tiene que ver con la historia que nos contamos, que en realidad es una mentira o una medio-verdad subjetiva de la cual nos auto convencemos continuamente y que tiene la intención positiva de mantenernos en nuestra zona de confort.

Básicamente se trata de un proceso de tirar la pelota afuera, es más fácil si culpo a otros:  el entorno, la madre, el padre, etc. Prefiero seguir echándole la culpa de mis problemas a mi árbol  “no quiero asumir mi responsabilidad y por tanto no quiero actuar.

Solución: cambiar la forma en que miro mi árbol, darme cuenta de los recursos. Este es un trabajo interesante, usualmente nos fijamos más en los “defectos”, conflictos y toxicidad de un árbol familiar; sin embrago dentro de ese árbol también existen aspectos muy positivos, fortalezas, riquezas, recursos. Mi propuesta para trabajar cambiando la perspectiva  y la forma que veo mi árbol familiar es empezar haciendo las siguientes preguntas ¿qué se le daba bien a…? ¿qué aportaba de positivo para la familia …? ¿ ¿Cuál es el legado positivo que tengo de ellos? .

Recuerda que todos esos recursos también están en  nosotros, no los vemos sólo porque la tendencia es enfocarnos en los aspectos más negativos; sin embrago, cuando empiezas a ver lo positivo, redefines, descubres y sanas.

  1. Pensar Que Yo Soy El Salvador De La Familia

Creer que yo soy supe especial, como un santo, un salvador, un superhéroe, un iluminado, etc… y que yo vengo a salvar a mi familia. Pensar que tu clan dejó programas tóxicos y que tú vienes a solucionar esto y además a salvarlos a ellos.

Esta forma de mirar  el árbol esconde tras de sí un sentido muy ecoico y súper elevado, de decir yo soy bueno (porque de hecho necesito sentirme bueno) y el resto son malos, culpables, no supieron hacerlo, son ignorantes, etc.

Es algo que ocurre muchas veces cuando empezamos un proceso de cambio. Hay un punto en el que el “soy salvador” cobra mucha fuerza. Existe una tendencia a querer salvar, sanar a otros. Es una perspectiva soberbia, una forma de decir “yo no pertenezco a ustedes”, no soy como ustedes, que estás incluso por encima de ellos. Esta forma de superioridad acarrea grandes dolores emocionales, y sobre todo genera desequilibrio en el clan.

Solución: Cambiar nuestra mirada, a una mirada de humildad hacia nuestros ancestros, de reconocer en cada uno de ellos su grandeza.  Cada persona tiene su lugar, los primero son los primeros, siempre hubo alguien que vino antes, es importante mantener el orden familiar.

La toma de conocimiento es cuando entiendo algo desde la razón… vale, ya

  1. Confundir la toma de Conocimiento con la Toma de Conciencia

lo estoy entendiendo, ya lo sé. Es totalmente racional,  sólo almaceno en mi cerebro unos datos a los cuales además doy poca o ninguna credibilidad.

Proponemos el caso de  una o de una persona que tiene el proyecto sentido de Salvador de la familia, hace todo por los demás y nada por sí mismo. Vive en el sacrificio constante y sufriendo por los demás en exceso. Digamos que en su proyecto sentido sus padres tenían muchos problemas y que le concibieron para ayudarles a solucionarlos.  La persona puede tener el conocimiento teórico, ha leído varios libros, consultado sobre su situación, e incluso en algunos casos  puede haber un resentimiento hacia los padres  “ellos son los culpables de que yo sufra”. Lo puede razonar, entender intelectualmente y hasta puede contarlo.

La toma de conciencia es un re-sentir, es el “darse cuenta”, es una especie de click interior. Para algunas personas es una “revelación”, un palpitar diferente, un sentir diferente. Como terapeuta lo percibo mucho a través del cuerpo de la persona que tengo enfrente: el cambio en el palpitar de su corazón, las facciones, la reacción emocional, la postura, entre otras, Son indicadores que ha habido un “click” y que no solo es “entiendo lo que me quieres decir”. El re-sentir pasa por el cuerpo para dar paso a una amorosa comprensión y liberación.

  1. Venir a Consulta Para Ayudar/Cambiar al otro

A veces de una manera muy consciente: Es que quiero ayudar a mi novio / hermana que lo está pasando muy mal, y he pensado que si yo  cambio puedo ayudarlo, si yo sano ella quizá se anime a venir, ¿verdad?
La intención es válida, pero no puede ser el motivo por el que se inicia un proceso, aquí el objetivo principal soy YO

Cuando de corazón encontramos el recurso, la solución al conflicto de nuestro clan, entonces se podría decir que “inconscientemente damos permiso a los demás de que también se liberen”, pero dar permiso inconsciente no es lo mismo que sanar, curar o liberar al otro.

Lo que subyace es una necesidad de cambiar al otro, que sea el otro el que se transforme, para no tener que sufrir por él.  ¿porqué yo sufro si el otro no vive como yo creo que tiene que vivir?

Quizá has caído has caído en alguno de ellos al momento de iniciar un proceso. Ahora que lo sabes, hazlo consciente,  utiliza esta información para empezar a tomar conciencia, replantear la mirada de tu trabajo interior, y empezar a ver con otros ojos a tus ancestros.

Recuerda, es un trabajo que  cada uno puede iniciar en solitario; sin embrago  puedes profundizar, ver aspectos diferente y encuadrar desde otro lugar cuando  un especialista que te acompaña en el  proceso. Yo sólo te acompaño en el proceso, la transformación la haces tú.

Espero que esta información te haya sido útil.

Recuerda: Estas viviendo un proceso de cambio y  necesitas una guía, una mano amiga que te ayude a mejorar tu vida de pareja, bienestar y  salud emocional, no  dudes en ponerte en contacto.

Alejandraleon.com

@psico_alejaleon

Recuerda, puedes escuchar mis audios / postcast aqui

Fuente original :http://www.saulperez.com/5-errores-transgeneracional/

Trabajando con lo transgeneracional

Cuál es el nivel de consciencia de tu Árbol Genealógico?

A %d blogueros les gusta esto: