Duelo

“El duelo no es un transtorno, una enfermedad o una muestra de debilidad. Es una necesidad espiritual, emocional y física, es el precio que pagamos por amar. La única cura que existe para el duelo es vivir el duelo”. Earl Grollman

A lo largo de la vida vivimos distintos momentos de separación, de pérdida, de cambio: sueños truncados, cambios personales con la edad, problemas de salud, accidentes, bienes materiales perdidos, relaciones fallidas, amistades que dejaron de serlo; cambios de ciudad, de escuela, de casa. Sin embargo de todas los pérdidas la muerte es la mas temida, tanto si nos afecta a nosotros como a una persona o a cualquier ser vivo querido. Cada uno de estos eventos, requiere de un periodo de adaptación, un tiempo de recuperación al cual conocemos como duelo.

En los procesos de duelo no existen las varitas mágicas ni las soluciones rápidas.

Hace poco explorando en el tema de duelo llego a mí la pag del Dr Alan D. Wolfelt, tanatólogo clínico y director del Centro para la Pérdida y transición de la vida. Aunque su contenido es obvio, si nos detenemos en cada uno de ellos tienen un sentido muy profundo en el trabajo de acompañar a otros en sus procesos.

1. Acompañar se trata de estar presente para el dolor de otra persona; no de hacer que su dolor desaparezca.

2. Acompañar se trata de ir al desierto del alma con otro ser humano; no de creer que somos responsables de encontrar la salida.

3. Acompañar se trata de honrar el espíritu; no de enfocarse en el intelecto.

4. Acompañar se trata de escuchar con el corazón; no de analizar con la cabeza.

5. Acompañar es dar testimonio de las luchas de otros; no de juzgar o dirigir esas luchas.

6. Acompañar se trata de caminar al lado; no de conducir o ser conducido.

7. Acompañar se trata de descubrir los dones del silencio sagrado; no significa llenar con palabras cada momento.

8. Acompañar al que sufre se trata de quedarse quieto y en silencio; no de querer moverse frenéticamente hacia adelante.

9. Acompañar se trata de respetar el desorden y la confusión; no de imponer orden y lógica.

10. Acompañar se trata de aprender de otros; no de enseñarles.

11. Acompañar se trata de tener una actitud de curiosidad y no de expertos.

 

Recuerda:

Habrá veces que necesites un espacio de escucha, de acompañamiento, de sostén psicológico y emocional.  Una ayuda que te permita elaborar tu duelo, ver todo tu potencial para ir adaptándote al  nuevo entorno, una mano que te acompañe en el caminar  y unos ojos que te ayuden a ver  las múltiples perspectivas que puede tener tu nueva situación vital.

 

Espero que esta información te haya sido útil, y si quieres trabajar tus emociones y proceso de duelo, no dudes en ponerte en contacto.

 

Cómo puedo acompañarte 

  •  El acompañamiento personalizado inicia  con una sesión en la que tendremos una entrevista en profundidad para conocer tu historia y hacer tu mapa emocional. Ello me permitirá conocer y orientar el proceso de acompañamiento.
  • A partir de esta primera sesión ya tendremos un mapa general del viaje de sanación desde una perspectiva  de la terapia Holística y transpersonal
  • Durante el proceso nos veremos periódicamente para hacer un seguimiento y apoyo personalizado. El número de visitas puede cambiar y se adapta a cada mujer.
  • Las sesiones pueden ser presenciales u online (vía skype) y el número de sesiones las decides tú, en función de lo que necesites y cómo vayas.
  • Escríbeme para reservar sesión