Sanación del niño interior

sanacion niño interior1.png

En cada uno de nosotros hay un niño o joven que se ha sentido herido.

Todos hemos tenido momentos de dificultad como niños y muchos de nosotros hemos sufrido traumas, algunos han sido eventos más dolorosos que otros, y de acuerdo a los recursos que hubiéramos tenido en el momento, salimos airosos o simplemente aprendimos a Sobrevivir”.

¿Cuál es tu caso?

Si has salido airoso,  en buena hora 🙂

Pero si has sobrevivido, quizá tu mecanismo es de protección y defensa constante ante el sufrimiento.

 

Y aparece el modo: Mejor olvidar, tapar la emoción, borrar el recuerdo, para que no duela.

Y es que, ¿a quién le gusta el dolor?

Sin embargo, cada vez que estamos en contacto con una experiencia similar, se activan las alarmas, hay que levantar las defensas, estar alerta. Resulta agotador!

Puede que lleves años viviendo así y no seas consciente de ello; o que te hayas dado cuenta, y sin embargo sigas actuando de esta forma. Puede ser que no te  hayas atrevido a ver ese dolor, al dolor del  niño durante muchas décadas. Pero  ello no significa que el dolor no esté allí.

 

Algunas razones:

No sabes actuar de otra forma

Quitar la defensa es doloroso

Tienes miedo a lo que pueda pasar

No te has planteado que pasaría si las quitaras

No quieres quitarlas

No sabes cómo hacerlo…

“El niño herido pide cuidado y amor, pero quizá hacemos lo contrario. Nos escapamos porque tenemos miedo al sufrimiento; sin embrago lo que hacemos es sufrir más de la cuenta”.

Un dato más:

Cuando estamos en pareja o en búsqueda “a veces incesante”,  las carencias, dolores y necesidades del niño herido emergen y entonces la crisis y el dolor se hacen más grandes.

 

Mi invitación

Tocar la puerta a tu infancia

Preguntar a tu niño o a tu niña

¿Cómo está?

Ese pequeño  pide salir, ser cuidado, atendido, querido?

Si está atento, oirás su voz.

En el momento, de prestar atención a lo que está delante de ti,

Escucha su voz,

Retrocede y abraza tiernamente  a tu niño herido.

La mirada transgeneracional

Cuando empiezas a abrazar a tu niño, quizá podrás que ese vacío, ese dolor  representar varias generaciones.

Si te sumerges en la historia de tu familia podrás ver el dolor de tu madre, el dolor tu padre (También ocurre cuando no los conoces, cuando has sido abandonado, cuando eres un niño adoptado) todo ello está allí, inscrito en la piel, en las células, en el alma.

El camino de sanación es poder  comprender que quizás  esos  padres tampoco pudieron cuidar al niño herido en sí mismos. Así, que cuando abrazas a tu niño herido, estas abrazando a todos los niños heridos de tus generaciones pasadas.

La sanación no es una práctica solo para ti, sino para innumerables generaciones de antepasados,  y  para los que vienen luego.

Si estás leyendo esto, y resuena dentro de ti, quizá es el momento de  terminar este ciclo de dolor, de repetición, de abrazar a tu niño interno. Es una escalera de sanación, compasión y reconciliación.

 

¿Quieres empezar el proceso?

¿Estás dispuesto o dispuesta a lanzarte a esta aventura?

Puedo acompañarte en este hermoso viaje de reconocimiento de tus emociones,  conocer para  sanar tu historia personal y familiar, soltar  para poder avanzar y encontrar el diamante que llevas dentro.

¿Cómo?

El acompañamiento puede ser presencial, o vía Skype.

¿Cuántas sesiones necesito?

Este acompañamiento no se cierra a un número determinado de sesiones,  ya que estamos hablando de un proceso personal, y cada uno tenemos necesidades y tiempos diferentes.

¿Qué técnicas utilizo?

Además de las habilidades que me ha brindado mi formación en psicología, trabajo con herramientas diversas que he ido incorporando en mi caminar. Pero principalmente, trabajo con mi  capacidad intuitiva,  curativa y sanadora que traigo desde muchas generaciones atrás.

 

 Cómo puedo acompañarte

  • El acompañamiento personalizado inicia con una sesión en la que tendremos una entrevista en profundidad para conocer tu historia y hacer tu mapa emocional. Ello me permitirá conocer y orientar el proceso de acompañamiento.
  • A partir de esta primera sesión ya tendremos un mapa general del viaje de sanación desde una perspectiva de la terapia Holística y transpersonal
  • Durante el proceso nos veremos periódicamente para hacer un seguimiento y apoyo personalizado. El número de visitas puede cambiar y se adapta a cada mujer.
  • Las sesiones pueden ser presenciales u online (vía skype) y el número de sesiones las decides tú, en función de lo que necesites y cómo vayas.
  • Escríbeme para reservar sesión

Gracias por leerme, escucharme y compartir

Sígueme a través de mis redes sociales

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / videos aquí

Compártelo

Nota: Recuerda que este tipo de terapias, NO hacen parte de la prestación de Servicio Sanitarios o clínicos.