Algunos testimonios

Echa un vistazo a lo que opinan algunas  personas que me han dado la oportunidad de trabajar con ellas, porque mi mejor carta de presentación es su satisfacción tras haber vivido mi acompañamiento :

 

 

 

Conocí a Alejandra a través de dos personas muy importantes en mi vida y muy queridas para mi.

Cuando me decidí a no permitir que mi angustia limitara mi vida cada vez un poco más, pensé, que me enfrentaba a un proceso terapéutico largo y con muchas dudas sobre el resultado porque  mi cabeza decía “si te rompes una pierna te escayolan y te curas, pero si tienes problemas psicológicos…. tratamiento es mucho más complicado…”, incluso al principio dudé de este tipo de terapia, tan poco convencional. Pero Alejandra es una gran profesional y sobre todo una maravillosa persona, cálida y acogedora, que me acompañó en todo este proceso   en el que yo sabía qué lo había desencadenado pero no sabía cómo pararlo ni como controlarlo y pocos meses después finalizó mi terapia….y ¿qué me llevo?…

Me llevo, que nueve años después de la dolorosa muerte de mi madre pude liberar la angustia que condicionaba mi vida. Me llevo, que pude comprender que el rol que desempeñaba en la familia me hacía asumir responsabilidades que no me correspondían. Me llevo, que pude aprender que las palabras con las que te enfrentas a tus miedos pueden no sólo mantenerlos sino aumentarlos. Me llevo, que pude darme cuenta, con sorpresa, que me imponía multitud de deberes o tareas y que prácticamente no hacía nada de las pocas cosas que me gustaban. Me llevo, que soy poderosa porque ya no sólo conozco el porqué sino también el cómo….

Gracias Alejandra por ayudarme en mi camino.

Ana Sept 2017

 

 

Acudí a vos a través de una amiga. Hacía tiempo me planteaba que algo no iba bien. Había acudido a otras psicólogas (de esas que siempre tienen un poco de magia, no de las que podríamos considerar convencionales) y me habían resultado más o menos.

Conocí a esta amiga en el curro, hablamos mucho, parecía que conectábamos mucho y me dio tu contacto. Desafortunadamente, lo guardé demasiado tiempo, y acudí a tu consulta hecha un desastre. La gota que colmó el vaso fue una relación fallida que acabó, por no saber gestionar, ni hablar a tiempo.

A raíz de eso, comenzó un proceso largo, doloroso en el que a través de dinámicas pudimos ir sacando del baúl de los recuerdos, sucesos de mi vida que me han marcado de manera profunda. La relación con mis padres, los cambios de roles, mi espacio personal, mi niña interior, un incidente familiar que ni siquiera recordaba, mi relación con las parejas y la gente en general… fueron algunos de los temas a tratar.

Pronto apareció alguien nuevo en mi vida, y pensé que lo que estaba viviendo era estupendo, a pesar de las carencias. Carencias de las cuales soy más y más consciente hoy día.

La terapia y vos, me ayudaron a ver esas pequeñas cosas y fui lo suficientemente fuerte en ese momento para dejar la relación. Aunque después quise volver, y la forma de reaccionar de él me hizo entender que había tomado la decisión adecuada. Me ví fuerte a pesar de todo, había logrado sin quererlo y sin saberlo una serie de objetivos. ¿Cómo? No estoy segura. Alguna vez comenté en sesión que simplemente los cambios ocurrían, que parecía algo más del subconsciente.

En una consulta no lo veía, salía hecha moco (auténticamente) y a la siguiente todo estaba claro. Será que soy muy de extremos… no sé. Te he comentado muchas veces, que tu forma de hablarme hacía que reflexionara, a veces muy a pesar de mi, a veces tomándome mi tiempo. Me encantaba que me hicieras esas preguntas que daban en la diana, sin que yo supiera que esa diana estaba ahí, y desencadenaban tooodo un huracán de reflexiones. La forma no invasiva que tenías de tratarme, dejando el trabajo en mis manos, por que creo que de otra manera me hubiese cerrado en banda.

En ese momento, me sentí plena y con tu bendición decidí dejar la terapia para poder intentar enfrentar los nuevos desafíos o las situaciones que se me presentaran, con las nuevas herramientas que descubrí escondidas en mi mochila.

Magi (2017)

 

Afrontar mis miedos del embarazo

Empecé a trabajar con Alejandra hace un año y no puedo estar más contenta. Es una grandísima profesional con la que he conseguido muchos cambios. Me ha acompañado y ayudado a afrontar mis miedos del embarazo y parto, trabajo con mi niña interior, sanación familiar…Además trata las sesiones con mucha amabilidad y cercanía. Muy contenta con los resultados y su manera de trabajar. La super recomiendo!

Paula (2017)

 

Ahora conozco todos los recursos que tengo

Hace dos años toqué fondo. Había muchos aspectos de mi vida que no me gustaban. Había algo en mí que no funcionaba. Y entonces encontré a Alejandra. Me la presentó una amiga del trabajo, me gustó su forma de trabajar y comencé a asistir a terapia con ella.

Desde ese primer momento hasta hoy han pasado muchas cosas y, haciendo balance, puedo decir que muy positivas.

He aprendido a conocerme, a amarme, a expresar lo que siento, a perder mis miedos, a mejorar mis relaciones personales. Ahora tengo más claro qué quiero de la vida y cómo conseguirlo.

Alejandra me ha enseñado a aunar cuerpo, mente, corazón y espíritu. Me ha dado confianza para abrir mi alma, me ha ayudado a acceder a lugares de mi yo interior oscuros e inhóspitos, siendo siempre la luz que guiaba mis pasos y el consuelo que necesitaba.

Me ha ayudado a transformar en amor los recuerdos dolorosos y amargos y, sobre todo, juntas hemos llenado mi “caja de herramientas” para afrontar la vida desde la felicidad y la armonía.

He probado terapia floral, energética, de vidas pasadas… Cada práctica ha sido de gran utilidad y ahora conozco todos los recursos que tengo a mi alcance para seguir avanzando en mi camino de vida.

Sé que aún me queda pendiente la asignatura de relación de pareja, pero tengo la seguridad de que pronto encontraré solución.

Recomendaría a Alejandra sin ninguna duda, pues una gran profesional con una amplia formación y conocimiento, pero sobre todo porque es una gran mujer, cercana, que transmite confianza y una guía sin igual.

Sé que nunca olvidaré esta terapia, pues para mí ha supuesto un antes y un después.

Eternamente agradecida, Alejandra.

Rebeca

 

******************

No hay vuelta atrás

Lo que trabajamos porque me ha resultado muy útil. Especialmente la regresión a mi infancia en  la que trabajamos la relación con mi padre y en la que vimos nuestra relación Sacerdote-esclavo. Para mí ha sido reveladora y me ha permitido comprender muchas cosas de mi relación con él y de mi propio padre. También recuerdo tu ayuda para conseguir nuestro objetivo de venirnos a vivir a Bruselas y  recuerdo muy vívidamente tu “predicción” de que no iba a volver a atrás, a mi vida anterior.

 

Efren G

******************

Saliendo de mi tristeza

Cuando llegué a la consulta de Alejandra, estaba sumida en una tristeza profunda (aunque los médicos decían que era una depresión). Me la había recomendado una amiga, y ya me advirtió que era una psicóloga atípica y eso se nota desde el primer momento, no solo porque en su trabajo utiliza todo lo referente a las energías y los chacras (un mundo totalmente desconocido para mí) también porque te infunde confianza desde el momento que cruzas el umbral de su puerta.

A diferencia de lo que pensaba inicialmente, mi terapia con ella duró tan sólo unos meses (anteriormente había estado dos años con otra psicóloga) y esto fue gracias a que además de curarte (siii, Alejandra consigue que te recuperes, por supuesto tienes que poner de tu parte) y esto creo que es lo más importante, te muestra las herramientas que posees para en primer lugar, no recaer, y en segundo lugar y no menos importante, herramientas para valorarte, conseguir lo que propongas, arreglar tus relaciones con los que te rodean, reconciliarte con el pasado, y en definitiva estar en paz contigo misma y con el mundo y aprender a disfrutar de lo que te pueda deparar la vida.

Además de una gran psicóloga, es una gran persona.

Veronica Rios

 

Comentarios sobre las sesiones de Terapia regresiva y Renacimiento

Es un trabajo interesantísimo. En ocasión de realizarlo, en una de las sesiones vivencié colores y olores de mis primeros días de vida y pude chequearlo con mi madre. Curiosamente en otra sesión, involuntariamente, me fui a épocas muy remotas. Por mi formación como psicóloga esto no estaba ni en mi formación teórica. De todas maneras pude confirmar que todo lo que ví en ese tiempo y en ese lugar, sí había sucedido. Desde entonces he investigado mucho en relación a vidas pasadas.

Ana Miró

 La vida de una persona, no es única, tenemos muchas vidas, y traemos un poco de cada experiencia que hemos vivido en el plano físico…La reencarnación es un hecho cada día mas evidente. Aún nos asombramos cuando entramos en nuestros Archivos Akásicos y descubrimos vidas antes de la vida actual..Llegar al foco del conflicto y encontrarte con tu espejo, es una experiencia increíble y al mismo tiempo terapéutica, una vibración que aporta salud y seguridad para la mente y el cuerpo. restituyendo la paz y permitiendo avanzar hacia una vida mas serena…Rosa Maria garcia

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: