Viajes

Rumbo a Roquefort

Empezamos nuestro día y nos dejamos llevar por el instinto, la noche había sido caótica, ruidos, sueños densos, torturas medievales y todo un sin fin de elementos que nos dejaron agotados para empezar el día. Tras un delicioso desayuno en el hotel, dos gatos nos despiden en el portal. El día coincidió con el primero… Sigue leyendo Rumbo a Roquefort