Archivo del sitio

Estoy agotada!

Alejandra León Psicologia

 

Acabo de leer una frase que me hizo pensar en el cansancio, y ese afán que llevamos encima de llegar a todo y estar en todo.

Una incapacidad casi rotunda a a decir NO.
Yo estuve en un momento de mi vida así, cansada, sin tiempo, casi casi repitiendo el modelo establecido.
Trabajar el día, trabajar en casa, trabajar fines de semana… Desconectaba la compu de un lado para llegar a conectarla en casa… parecía que era ese modelo de mujer de éxito que se extiende cuando se tiene 20 años.

Y para qué?

Para terminar cansada!
No solo mi cuerpo,
En ocasiones tuve la sensación de que mi alma estaba igual de agotada.

Hasta que ese cansancio tomo forma de síntoma y me paralizó.

Esa fue la forma de comprender que mi “libertad” fue a la vez mi mayor cárcel.
La mujer que luchaba por tiempo, pero que se quedó sin tiempo.

Lo escucho a diario,
¡estoy agotada!
¡no llego!
¡necesito parar, pero no puedo!

Deja que te diga una cosa.
Claro que puede,
Claro que necesitas aprende a decir NO,
A cambiar prioridades… O a descubrir cuáles son las tuyas.
Puedes empezar a soltar, delegar, abandonar.
Es permitido y Sano.

También te digo,
Ello no siempre sienta bien afuera, en el exterior. Pero tú cuerpo y tu alma lo agradecerán cuando te tomes en serio el asunto de poder darte TU tiempo.

www.alejandraleon.com

Anuncios

Yo quiero ser feliz siendo yo misma

La sabiduría oculta de la menstruación

Documental – El Clítoris Ese Gran Desconocido

¿Para qué sirve el clítoris?

¿A qué se parece?

¿Cómo funciona?

Por casualidad he dado con este documental  ‘El clítoris: ese gran desconocido.

El clítoris es el único órgano que sólo sirve para proporcionar placer y pese a cumplir un cometido tan especial ha sido repetidamente olvidado por la ciencia y la medicina durante toda la historia. En ‘El clítoris: ese gran desconocido’ nos lo muestran mientras nos cuentan los mecanismos del placer femenino.

Este documental descubre aquellos aspectos de los que muchas veces no se nos habla y que son esenciales para conocer y re-conocer nuestro cuerpo.

 

Mujeres árbol: un cuento de por qué las mujeres tenemos útero

Claves para sanar nuestro Linaje Femenino

Un post de Alejandra León Terapia Holística 

13 de Enero de  2014

Sanando el linaje materno en Madrid

Reconociendo la fuente de nuestro  Origen

Cuando estamos trabajando en los linajes femeninos, nos adentramos a un mundo de comprensión  del dolor, la angustia, los miedos y todas las cargas que traemos a través de las generaciones anteriores.  Acercarnos desde esta perspectiva, nos permite ver que mucho de lo que llevamos con nosotras  no es nuestro,  quizá mucho sea de nuestra madre, de nuestra abuela, de la bisabuela… por ello ir  deshilando la manta de los recuerdos nos lleva al camino del reconocimiento, sanación y perdón. Para mí, tres palabras clave  de la constelación y el encuentro con nuestro linaje femenino.

Somos herederas de los traumas y el sufrimiento de todo nuestro linaje, de creencias y patrones emocionales que nos empujan a vivir una vida que no es la nuestra y que a veces nos provoca dolor y dificulta el vínculo que tenemos con nuestra MADRE.

Ellas, las mujeres de nuestro pasado se manifiestan en nosotras a través del palpitar de nuestro útero. Esta Vasija Sagrada contiene las aguas de todas las emociones, suyas y nuestras. Hemos de aprender a sentir y reconocer para dar paso a la elección de aquello que queremos que se quede con nosotras y de aquello que decidimos perdonar,  sanar o soltar.

Cómo empezar?

Escribe,

Escribe una carta a tu madre.
(tanto si esta presente en  tu vida o haya dejado su cuerpo físico o nunca la hayas conocido)

Toma un papel y lápiz y escribe una carta a tu madre en donde le contarás aquello que sientes en lo más profundo de tu ser. (Te sugiero que no lo hagas en la compu, o en la tablet, no tiene el mismo efecto)

 

Anímate a escribir lo que dicte tu cuerpo,

tu corazón,

tu voz,

tus lágrimas, 

tus inquietudes,

tus anhelos,

tus incertidumbres,

tus vacíos,

tu andar.

Déjate sentir lo que hay allí, lo que te salga, sin distorsionarlo ni juzgarlo; que tu mente no tape tu corazón. Esos sentimientos no son buenos ni malos, son lo que son, no los frenes,  deja que fluyan con las lágrimas, las risas y los recuerdos.

Este hecho hace parte de un  “acto sanador”, ya que traes a la luz aquello que ha estado en las penumbras o en las sombras.

Cuando sientas que las emociones han tomado forma,  comparte con alguien  de confianza tu carta,

léela con tu grupo de amigas, con tu círculo de mujeres,  con tu espacio de meditación, en tu terapia de sanación femenina.

Recuerda que tú estás aquí, porque tu madre te parió;
y a tu madre la parió tu abuela;
y a tu abuela la parió tu bisabuela;
y así atrás y más atrás en el tiempo.

En este segundo “acto sanador” ocurren a lo menos dos cosas:

  • Al escuchar tu propia voz, anclas la vivencia en el presente y cada una de las células de tu cuerpo es consciente de la transformación que estás experimentando. Siente tu cuerpo, conecta con cada una de sus partes.
  • Cuando eres consciente de que otra persona te escucha, eliges “brillar con luz propiaalgo dentro de ti se tranforma,  permites que todas las mujeres que te anteceden puedan entrar en tu vida como parte del aquí y ahora, para que sean ellas las que sostienen tu existencia y para que seas tú la que sostiene su existencia (todas somos una).

 

 

Espero que esta información te haya sido útil, y si quieres trabajar tus emociones y creencias. Mejorar tu vida de pareja, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto.

Gracias por leerme y compartir,

Sígueme a través de mis redes sociales

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / postcast aqui

¿Eres adicta al trabajo?

A %d blogueros les gusta esto: