Archivo del sitio

Reiniciar

Todos tenemos un tiempo en que revisamos nuestra propia vida para tratar de cambiar, dar un giro, empezar de nuevo. Existen momentos en los que dejamos un lado nuestros miedos y nos lanzamos a empezar un nuevo camino, con nuevos objetivos y finalidades.

En algunos casos, año tras año, nos lanzamos los mismos propósitos, pero, por alguna razón, nos quedamos a mitad de camino; en otros casos, se piensa, se piensa, se piensa… y nos quedamos pensando. Así,  acabamos en una especie de  bucle que nos impide  hacer  esos cambios que queremos y  que nos lleven a una realización personal real.

Pero… ¿En qué fallamos?

Te invito a reflexionar  estas tres preguntas:

  • ¿Qué te impide avanzar?
  • ¿Conoces tus alianzas familiares?
  • ¿Cuáles son esos patrones repetitivos que suceden en ti?

Una mirada hacia el interior de tus creencias, para descubrir el mundo de tus miedos y tomar las riendas de la vida que SI quieres.

 

Te invito a compartir tu experiencia

Comparte en el apartado comentarios
  • ¿Qué te ha pasado?
  • ¿Cuáles son los obsatculos con los que te encuentras al querer hacer el cambio?
  • ¿En qué sientes que estás fallando?
  • ¿Cuáles son tus creencias sobre lo que deseas cambiar?

Aquí tienes 5 claves que han sido esenciales para mi en mi propio proceso de Cambio, quizá a ti te ayunden para reflexionar y animarte a dar ese paso al cambio para tener la vida que deseas.

 

 

 

Gracias por leerme y compartir,

Sígueme a través de mis redes sociales

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / videos  aquí

 

Ejercicio para sanar rasgos personales

¿El hombre nace o se hace?

 Sí, la personalidad se hereda, pero también “se hace”.

Al nacer, e incluso antes, ya desde la misma concepción, todo ser vivo cuenta con una carga genética que va a determinar rasgos fenotípicos de cómo será; esta carga genética se hereda de los padres: color de los ojos, color y tipo de pelo, la estatura, la nariz o la estructura músculo-esquelética , entre otros.

Sobre las aptitudes musicales, la sociabilidad, la creatividad o la elocuencia influyen mucho los genes, aunque se ha comprobado que la educación y las condiciones de vida también tienen un papel fundamental.

El “contagio” de los rasgos de la personalidad es algo innegable. El hogar, las relaciones y el ambiente familiares influyen de manera directa en la construcción de la personalidad en la infancia, en el proceso de maduración hacia uno u otro sentido.

Por ello, el impacto emocional de cómo se vive está etapa de nuestra vida, cobra vital importancia en los procesos de sanación emocional.

La personalidad también se hereda

 

Si el ambiente familiar se caracterizaba por el equilibrio, la confianza mutua, el respeto entre todos los miembros del grupo y la suficiente seguridad emocional, la personalidad del niño se moldeará de forma más armónica que si crece en un ambiente de celos, desavenencias, inseguridad económicas, emocionales o con los padres que parecen de bandos opuestos y están en guerra constante intentando cada uno tener la razón.

Igualmente, la posición del niño entre los hermanos, el colegio y la escolarización en general, la influencia de la comunidad y las normas culturales influyen de forma determinante en la construcción personalidad. En los sistemas familiares y sus dinámicas, no es lo mismo ser el primero que el último de los hijos, haber llegado después de un aborto, vivir de forma negativa la etapa escolar, las etiquetas que se viven en el cole (la nerd, el tonto, el burro, entre otros). Todos estos elementos tienen una influencia en la forma de ser, pensar y actuar.

¿Alguna vez te has visto reflejado en la cabezonería de tu papá?

¿Has visto cómo usas los mimos gestos que tú mamá?

De pronto, te das cuenta que aquello rasgos de papá o de mamá que tanto te molestaban, y que siempre has dicho que no quiero ser como él o ella, terminas repitiéndolos.

¿Te ha pasado?

Sobre el tema de rasgos de personalidad se ha escrito mucho, desde diversas perspectivas: genéticas, psico social, educativa y psicológicas; pero yo no ahondare en ello, lo que te propongo es un pequeño ejercicio para identificar el origen de un rasgo emocional que quieras cambiar, potenciar, regresar, cambiar, soltar.

Se trata de un ejercicio de liberación emocional desde una perspectiva holística.

Espero que lo disfrutes, compartas y comentes tu experiencia.

Espero que esta información te haya sido útil, y si quieres trabajar tus emociones, creencias, miedos y secretos.. Mejorar tu vida de pareja, bienestar y  salud emocional, no  dudes en ponerte en contacto.

Alejandraleon.com

@psico_alejaleon

Recuerda, puedes escuchar mis audios / postcast aqui

¡Quiero estar sola!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Alejandra León Terapia

Muchas mujeres día tras día realizan actividades que no las llenan de satisfacción; por el contrario, muchas mantienen matrimonios difíciles, situaciones de pareja complicadas en las que la dignidad personal se compromete

Por tanto estrés y agobio que sienten, tienen ganas de gritar “¡Quiero estar sola!”, pero se lo guardan y siguen soportando y aguantando todo lo que día a día se les viene encima…

 Pero siguen de pie, viviendo con la frustración y dolor. Lo hacen por los hijos, por las creencias que tienen acerca de la familia, por imposiciones de los padres, temores recurrentes, preguntas retóricas, paradigmas obsoletos que creen imposibles de rediseñar… Tienen ganas de gritar “¡Quiero estar sola!”, pero se sienten culpables por ese recóndito deseo.

Pero dime…
¿qué es estar sola? ¿Divorciarte? ¿Separarte? ¿Terminar con tu trabajo o relación amorosa?

Muchas veces esa declaración de independencia, no lleva a tanto, y las mujeres sólo requerimos un espacio de tiempo para nosotras mismas; para recostarnos y mirar la película repetida las veces que queramos, leer un libro, escuchar música, mirar fotos, o simplemente estar sin hacer.

Las mujeres que son madres, en muchas ocasiones creen que es mejor “soportar” que buscar soluciones diferentes para que los hijos no sufran. Sin embargo, olvidan que los hijos sufren de la misma forma; porque el teatro de la familia feliz siempre deja entrever los hilos de la actuación, y ese engaño también genera displacer, sufrimiento, tristeza y resentimiento en los hijos. Y lo que es peor aún, los padres no toman conciencia del modelo de familia, y amor que se les está inculcando a esos seres.

Las mujeres que no tienen hijos, pero tienen relaciones matrimoniales o de pareja de largos años, en muchas ocasiones creen que es mejor “aguantar” que buscar métodos alternativos, porque están apegadas al número de años de la relación

 Sin embargo, en muchas ocasiones, declararon en la intimidad de su ser quiero estar sola y fantasearon con esos instantes de un encuentro personal, de una luna de miel íntima y solitaria con los sueños propios, con las risas olvidadas, los pequeños gustos o detalles postergados,  y ¿por qué no? ¿Por qué no darte esa posibilidad? ¿Por qué no dedicarte unos días al disfrute de tu persona?

¿Qué crees que encontrarías? ¿Qué posibilidades se abrirían en tu vida, si de vez en tanto, te dedicas unas minis vacaciones para escaparte al fondo de tu corazón?

Tal vez esta declaración de amor propio, podría ser el inicio de una recuperación de las relaciones agotadas por el hastío y la rutina; hasta una vía de escape, un cable a tierra, para resurgir con vitalidad, y deseos renovados.

Eres importante, mereces tu tiempo personal

No porque seas una esposa, madre, profesional, novia, pareja, mereces  olvidarte de ti misma, o dejar a un lado tu espacio de soledad, de la cercanía con tu esencia misma; así como los niños y los adolescentes tienen sus grupos de amigos,  o los esposos salen con los amigos a tomarse unas copas; recupera un lugar para ti; para unas caricias a tu corazón, de esas que solo tú sabes procurarte.

¡Sí! Procurarte, es el objetivo; un café de grano espeso y caliente para sanar las heridas; una porción de pastel de admiración y respeto por todo lo que has logrado, unos masajes de reconocimiento por lo mucho que has avanzado en el camino de la vida.

 Hacemos mucho, porque somos capaces y podemos. Pero a veces trabajamos demasiado, tanto que no encontramos tiempo para nosotras mismas… eso debe cambiar, merecemos tener tiempo para nosotras mismas, y podemos encontrarlo.

Espero que esta información te haya sido útil.

Recuerda: Estas viviendo un proceso de cambio y  necesitas una guía, una mano amiga que te ayuda mejorar tu vida de pareja, bienestar y  salud emocional, no  dudes en ponerte en contacto.

Alejandraleon.com

@psico_alejaleon

Recuerda, puedes escuchar mis audios / postcast aqui

© Autora original de este texto: Chuchi González

 

El espacio de un terapeuta

Las emociones de mamá influyen en el desarrollo del bebé

Abraza a tu niño interior

Energía sanadora

A %d blogueros les gusta esto: