Archivo del sitio

5 Libros para el verano

El verano es un excelente momento para parar, para reflexionar y buscar solución a esas a situaciones que nos han estado rondando en la cabeza durante tiempo.

Desde mi experiencia y a lo largo de mi vida, he aprendido a parar Leyendo, y es que es una pasión que me trasmitió mi papá desde muy pequeña. De hecho, fue él quien me enseñó a leer y me introdujo en la pasión por descubrir algunas respuestas en los libros.

Hay libros para todos los gustos y momentos, sin duda. Sin embrago, cuando estamos en un momento de parar a pensarnos, re-pensarnos, reflexionar, darle la vuelta a las cosas, hay libros que vienen muy bien.

Así, que hoy quiero compartir  una selección de libros que desde una mirada amorosa como mujer a me han ayudado, me han dado pistas en momentos importantes, me han llevado a pensar, a pararme, a verme desde afuera.

 

Mujeres que corren con lobos

Este es un libro muy recomendable para los hombres que quieran entender a las mujeres, y para las mujeres que quieran comprenderse a sí mismas, una obra en la que hay mucho grano y poca paja. Clarissa Pinkola, psicoanalista junguiana, poeta y cantadora, nos invita  a realizar un viaje profundo y apasionante por todas las estancias del alma femenina, a través de diversos cuentos.

 

Las brujas no se quejan

El jocoso sentido del humor y la agudísima introspección de la Dra. Bolen se alían para ofrecer a las mujeres trece cualidades que cultivar. «Estas cualidades no se cultivan de la noche a la mañana», escribe Bolen. La etapa de la vejez es una época de «maduración» en la que las mujeres pueden consagrar su tiempo, energía y creatividad a lo que en realidad les importa…Escuchan su cuerpo, se reinventan a sí mismas en función de sus necesidades y saborean la parte positiva de sus vidas.”

 

Sincro Destino

Deepak Chopra demuestra que cada coincidencia que ocurre en nuestra vida es portadora de un mensaje sobre el potencial milagroso de cada instante. El Sincrodestino trae nuevas maneras de percibir y de vivir; es una especie de renacimiento o despertar. El autor revela que si entendemos las fuerzas que dan forma a las coincidencias, podemos aprender a vivir en un nivel más profundo y lograr el acceso al flujo de la sincronicidad que yace en el núcleo de nuestra existencia. Sólo hay que entender las fuerzas que las provocan y lograremos vivir en un nivel más profundo y acceder al núcleo de nuestra existencia, en el que yace el flujo de la sincronicidad

El Juego de la vida y como jugarlo – Florence Scovel Shinn

 La autora plantea que la vida es un juego. Sí, un juego que si aprendemos a jugar de acuerdo con las enseñanzas metafísicas, entonces obtendremos la victoria. De esta manera aprendemos a reconocer los triunfos que nos llevan a la victoria final: convertir el resentimiento en amor, la carencia en prosperidad, el miedo en confianza, la envidia en generosidad. El juego de la vida consiste en recibir y dar. La mayoría de la gente considera la vida como una batalla. Pero la vida no es sino un juego. Para participar en el juego de la vida hemos de aprender a utilizar la imaginación. El miedo, el sufrimiento y la desgracia no son necesarios para el desarrollo del hombre; son el resultado de la violación de la ley espiritual. Pero a través de ellos podemos aprender y evolucionar hacia nuestro verdadero destino. Hay un lugar que cada uno de nosotros debe ocupar y que ninguna otra persona puede ocupar por nosotros. Hay una tarea por hacer que ninguna otra persona puede cumplir. Todo tiene un sentido, todo está en su lugar cuando aprenderemos a vivir el juego de la vida.

 

El caballero de la armadura oxidada

El protagonista, un caballero deslumbrado por el brillo de su armadura, a pesar de ser bueno, generoso y amoroso, no consigue comprender y valorar con profundidad las cosas que suceden a su alrededor. Su armadura se va oxidando hasta que deja de brillar y no puede quitársela.

Prisionero de sí mismo, emprende entonces un viaje al final del cual, gracias a la ayuda de diversos personajes, logra sacarse la armadura. Este libro nos enseña, de una forma muy amena, que debemos liberarnos de las barreras que nos impiden conocernos y amarnos a nosotros mismos para poder ser capaces de dar y recibir amor.

 

Para hoy estas son mis cinco recomendaciones

 

 

¿Tienes algún libro libro favorito que nos quieres recomendar, qué te ha gustado, qué te ha aportado?

Comparte en el apartado comentarios.

Espero que esta información te haya sido útil, y si quieres trabajar tus emociones y creencias. Mejorar tu vida, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto.

Gracias por leerme y compartir,

Sígueme a través de mis redes sociales

Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / videos  aquí

Querida chica del bikini verde!

Justo hoy,  estoy organizando un encuentro de mujeres y picnic en la piscina,

me  encuentro este texto que quiero compartir con ustedes.

El verano ha llegado y con él la playa, la piscina, el bikini y,

también, quizá, complejos que durante el invierno estaban aparcados.

 

Una reflexión ideal para todas las que están pensando que quizá, en las fotos de la playa no va a salir como esa modelo del momento, con su bikini perfecto, que al sentarse le salen esos gorditos que  desearía que no estuviesen ahí, que a lo mejor otros le harán una radiografía (negativa) a al cuerpo.. etc.

Para ti,

para mi,

para todas.

 

 

 

Querida chica del bañador verde

mujer bikini verde reflexión

Querida chica del bañador verde. Imágen del Mundo

 

 

 

Querida chica del bañador verde

Soy la mujer que está en la toalla de al lado. La que ha venido con un niño y una niña.

Primero que nada, decirte que estoy pasando un rato muy agradable junto a ti y tu grupo de amigos, en este trocito de tiempo en el que nuestros espacios se rozan y vuestras risas, vuestra conversación ‘transcendental’ y la música de vuestro equipo me invaden el aire.

¿Sabes? He alucinado un poco al darme cuenta de que no sé en qué momento de mi vida he pasado de estar ahí a estar aquí: de ser la chica a ser “la señora de al lado”, de ser la que va con los amigos a ser la que va con los niños.

Pero no te escribo por nada de eso. Te escribo porque me gustaría decirte que me he fijado en ti. Te he visto, y no he podido evitar verte.

Te he visto ser la última en quitarte la ropa.

Te he visto ponerte detrás de todo el grupo, disimuladamente, y quitarte la camiseta cuando creías que nadie te miraba. Pero yo te vi. No te miraba, pero te vi.

Te he visto sentarte en la toalla en una cuidada postura, tapando tu vientre con los brazos.

Te he visto meterte el pelo tras la oreja agachando la cabeza para alcanzarla, quizá por no mover los brazos de su estudiadísima posición casual.

Te he visto ponerte en pie para ir a bañarte y tragar saliva nerviosa por tener que esperar así, de pie, expuesta, a tu amiga, y usar una vez más tus brazos como pareo para taparte: tus estrías, tu flaccidez, tu celulitis.

Te vi agobiada por no poder taparlo todo a la vez mientras te ibas alejando del grupo tan disimuladamente como antes lo hiciste para quitarte la camiseta.

No sé si tenía algo que ver, en tu descontento contigo misma, que la amiga a quien tú esperabas se soltaba su larguísima melena sobre una espalda a la que sólo le faltaban unas alas de Victoria’s Secret. Y mientras tanto tú ahí, mirando al suelo. Buscando un escondite en ti misma, de ti misma.

Y me gustaría poder decirte tantas cosas, querida chica del bañador verde… Puede que porque yo, antes de ser la mujer que viene con los niños, he estado ahí, en tu toalla.

Me gustaría poder decirte que, en realidad, he estado en tu toalla y en la de tu amiga. He sido tú y he sido ella. Y ahora no soy ninguna de las dos –o acaso soy ambas aún- así que, si pudiera dar marcha atrás, elegiría simplemente disfrutar en lugar de preocuparme -o vanagloriarme- por cosas como en cuál de las dos toallas, la suya o la tuya, prefiero estar.

Quisiera poder decirte que he visto que llevas un libro en tu bolsa, y que cualquier vientre que ahora tenga tus dieciséis años perderá, probablemente, su tersura mucho antes de que tú pierdas la cabeza.

Me gustaría poder decirte que tienes una preciosa sonrisa, y que es una pena que estés tan ocupada en ocultarte que no te quede tiempo para sonreír más.

Me gustaría poder decirte que ese cuerpo del que pareces avergonzarte es bello sólo por ser joven. ¡Qué coño! Es bello sólo por estar vivo. Por ser envoltorio y transporte de quien en realidad eres y poder acompañarte en cuanto haces.
Me encantaría decirte que ojalá te vieras con los ojos de una mujer de treinta y pico porque quizás entonces te darías cuenta de lo mucho que mereces ser querida, incluso por ti misma.

Me gustaría poder decirte que la persona que algún día te quiera de verdad no amará a la persona que eres a pesar de tu cuerpo, sino que adorará tu cuerpo: cada curva, cada hoyito, cada línea, cada lunar. Adorará el mapa, único y precioso, que dibuja tu cuerpo y, si no lo hace, si no te ama así, entonces no merece que le ames.

Me gustaría poder decirte que –créeme, créeme, créeme- eres perfecta como eres: sublime en tu imperfección.

Pero, ¿qué te voy a decir yo, si sólo soy la mujer de al lado?

Aunque, ¿sabes qué? Que he venido con mi hija. Es la del bañador rosa, la que juega en el río y se está untando en arena. Hoy sólo le ha preocupado si el agua estaría muy fría.

A ti no te puedo decir nada, querida chica del bañador verde…

Pero todo, TODO, se lo voy a decir a ella.

Y todo, TODO, se lo diré a mi hijo también.

Porque así es como todos merecemos ser queridos.

Y así es como todos deberíamos querer.”

El escrito se dirige a la anónima joven del bañador verde, pero puede ser de utilidad para todos aquellos que sufren inseguridades o para concienciar a quienes alimentan los complejos de los demás.

Texto de Jessica Gómez <

 

 

 

Recuerda: Estas viviendo un proceso de cambio y  necesitas una guía, una mano amiga que te ayude a mejorar tu vida, bienestar y  salud emocional, no  dudes en ponerte en contacto.
Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook
Recuerda, puedes escuchar mis audios / postcast aqui

Claves para disfrutar el verano

A %d blogueros les gusta esto: